Ciencia y Tecnología

Firman convenio para mejorar la calidad de la producción del arroz

itemlink
Martes, 31 Octubre 2017
Agencia de Noticias Univalle

El arroz es un cultivo importante para Colombia y Latinoamérica. Es uno de los alimentos básicos para más de la mitad de la población mundial. Los impactos del cambio climático y la alta competitividad del sector en el mercado mundial, plantean grandes retos para los agricultores y empresarios.

Es por eso que desde 2014 los gobiernos de Colombia y Japón firmaron un convenio de cooperación internacional para hacer más competitivo el sector arrocero de Colombia a través de agricultura de precisión y mejoramiento genético.

En el convenio “Desarrollo y adopción de un sistema de producción de arroz de bajo costo para Latinoamérica a través de mejoramiento genético y tecnologías avanzadas de manejo del campo” participan por Colombia el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, la Universidad del Valle, el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), la Federación Nacional de Arroceros de Colombia (FEDEARROZ), el Fondo Latinoamericano para el Arroz de Riego (FLAR) y por Japón las Universidades de Tokio, Kyushu, Universidad de Tokio de Tecnología y Agricultura (TUAT) y la Organización Nacional de Investigación para la Agricultura (NARO).

Este proyecto es financiado por el Programa SATREPS (Science and Technology Research Partnership for Sustainable Development) a través de sus agencias JICA (Japan International Cooperation Agency) y JST (Japan Science and Technology Agency).

Contempla cuatro componentes. El primero apunta a la generación de variedades élite de arroz que sean eficientes en el uso de recursos importantes para su producción: agua y fertilizantes; en concreto, el nitrógeno. Esto ayudará a la reducción de costos de producción y a la disminución de gases de efecto invernadero para hacer del arroz un cultivo ecoeficiente.

El segundo componente tiene el suelo, como elemento principal. Incluye estrategias de manejo de cultivo y fertilización, de acuerdo con el mapeo en tiempo real de suelos para conocer su composición fisicoquímica. A través del monitoreo de los cultivos de arroz, en Colombia se desarrollarán modelos que ayudarán a los agricultores en la toma de decisiones de manera más eficiente.

El tercer componente se relaciona con el recurso hídrico. En este sentido será fundamental el apoyo del Departamento de Geografía de la Universidad del Valle: el equipo de investigadores y docentes ayudará en el estudio de las cuencas hídricas, así como en la elaboración de un diagnóstico para la ubicación de los reservorios de agua, que serán indispensables en las temporadas secas.

El último componente está centrado en la transferencia de tecnología y conocimiento en agricultura de precisión. El proyecto contempla la formación de capacidades y talentos tanto de estudiantes, técnicos, investigadores y agricultores nacionales mediante la asesoría escrupulosa de científicos japoneses de alto nivel.

Recientemente se firmó un documento de la reunión del Comité de Coordinación Conjunto del proyecto, en el que se analizaron las acciones que se deben seguir, de acuerdo con las recomendaciones que hizo la Misión de Japón de evaluación de Medio Término del Proyecto.El rector Edgar Varela Barrios suscribió el documento en acto que se realizó en el despacho de la Rectoría de la Universidad del Valle en el campus de Meléndez.

Para Alba Lucía Chávez, investigadora del CIAT, hay muchas oportunidades en la producción de arroz no solo en Colombia, sino en toda Latinoamérica. “Se considera que la producción tendrá que aumentarse significativamente en las próximas décadas para suplir la demanda, debido al incremento de la población mundial. El continente asiático continuará siendo el principal consumidor de este producto, con la fuerte limitante que la disponibilidad de los recursos como tierra, agua y mano de obra son cada vez menores, lo que afectará la producción de arroz en dicho continente. Además, el efecto del cambio climático y la aparición de nuevas plagas y enfermedades están afectando la producción del cultivo en muchos países”, señaló.

Dada la cantidad de recursos disponibles, América Latina puede llegar a producir cantidades enormes de arroz que puedan ayudar a suplir la demanda de este producto en el mundo. Sin embargo, existen obstáculos por superar.

La región tendrá que ser mucho más competitiva a nivel mundial en la producción de arroz. Deberá alcanzar niveles de producción mucho más altos que los actuales y a costos de producción mucho menores. “Por eso se trabaja intensamente en investigaciones dirigidas al desarrollo de tecnologías que nos permitan desarrollar variedades de arroz para los agricultores; que sean mucho más eficientes en el uso de los nutrientes, en los sistemas de riego y en usar variedades que sean más tolerantes a efectos de altas o bajas temperatura y a baja luminosidad. También sembrar plantas más resistentes y tolerantes a plagas y enfermedades”, explicó la investigadora.

“En Colombia se siembran aproximadamente 500.000 hectáreas de arroz y se tienen más de cuatro millones de hectáreas potencialmente óptimas para su producción. Colombia puede pasar de ser importador de arroz a exportador si desde ya comenzamos a ser más competitivos en la producción” indicó Chávez.

Las variedades de arroz que se obtengan como resultado de este proyecto serán distribuidas a los agricultores colombianos a través de Fedearroz. Se espera que este proyecto aporte resultados sostenibles y de gran impacto para el sector en Colombia y Latinoamérica.

  • _blank

Información de la Agencia

  • Director
  • Ernesto José Piedrahíta
  • Coordinador de Información
  • Jairo Canaval Erazo
  • Comunicadores y Periodistas
  • Camilo Montaño Duque
  • Diego Alejandro Guerrero
  • Contactos
  • agenda@correounivalle.edu.co
  • Universidad del Valle
  • Cali, Colombia