A pesar de los esfuerzos por la internacionalización, la Universidad sigue siendo más regional que internacional. Esto se puede observar en la escasa movilidad de estudiantes y profesores extranjeros y en el bajo número de programas con doble titulación. La segunda apuesta estratégica de la Universidad es convertirla en una auténtica universidad con perspectiva internacional. Eso implica una apuesta muy fuerte por el bilingüismo, es decir, que todo egresado del pregrado debe ser bilingüe; el incremento de las dobles titulaciones y el crecimiento de la movilidad en doble vía: profesores y estudiantes que van a otras universidades del mundo y profesores y estudiantes que llegan de otras universidades del mundo. De igual manera, significa que todo profesor vinculado a los grupos de investigación debe pertenecer, al menos, a alguna red internacional de investigadores o de grupos y programas de investigación. En la estructura, esto implicaría la aprobación y puesta en marcha de la política de internacionalización.

Hoy en día, el fenómeno de la internacionalización dicta nuevos destinos para la educación superior, haciéndole una invitación para ser un actor importante en los procesos de cooperación internacional, el entendimiento entre los pueblos, a promover la interculturalidad y los diálogos transfronterizos. Una educación superior que, ante los retos de la mundialización, se perpetúe como bien público e inalienable, protectora del conocimiento y sabidurías propias que confirman nuestro patrimonio local, nacional y regional, la que transfiere conocimiento a través de los resultados de investigación, convirtiéndose en un motor de desarrollo económico y facilitando el compartir de saberes en una decidida conectividad con el mundo. Le refiere también un fuerte compromiso con la calidad, asociándose a conceptos de acreditación internacional de programas académicos y de investigación.

Algunas de las estrategias pueden ser: integrar la dimensión internacional con las funciones de docencia, investigación y extensión y proyección social; promocionar la universidad a nivel internacional para facilitar su posicionamiento y reconocimiento en contextos mundiales con procesos de relacionamiento internacional; participar en redes y proyectos de cooperación internacional, entre otros.