Para llegar a ser una universidad de investigación, de posgrados e internacional, se requiere un recurso humano con las más altas calidades académicas. La Universidad debe tener como apuesta que, en diez años, más del 50% de sus docentes en TCE vinculados de planta deben ostentar el título de doctor. En la actualidad hay, 111.000 docentes vinculados al sistema de educación superior cuya mayoría está vinculada por contratos a término fijo. De esos 111.000 docentes sólo el 7% tienen el título de doctor, unos 6.000 profesores, que es una de las proporciones más bajas de América Latina. La Universidad del Valle es la tercera Universidad de Colombia con la mayor proporción de doctores en su planta, un 32%, siendo superada por la Universidad Nacional y de los Andes y está en proporciones similares a la Universidad de Antioquia. Un factor fundamental de la calidad, sino el más importante, es la formación de los docentes.

Algunas de las estrategias pueden ser: consolidar y ampliar una planta de docentes con formación de alto nivel; apoyar y fortalecer las capacidades y competencias investigativas de docentes y estudiantes de las seccionales y sedes regionales; promover la formación de capital humano en investigación mediante la vinculación de profesores y estudiantes a procesos y proyectos de investigación, de creación artística, de desarrollo tecnológico y de innovación; aprobar e implementar las Estancias Posdoctorales como un mecanismo complementario para el fortalecimiento de la investigación de alta calidad mediante la vinculación de talento humano con alta formación, en los institutos, centros y grupos de Investigación de la Institución; fortalecer las actividades que fomentan la investigación y formación de alta entre otras.