La incorporación de TIC en los procesos educativos está fundamentada en el desarrollo del talento humano que posee la Universidad; por ello, el énfasis en la formación y perfeccionamiento de los profesores para lograr transformaciones en el aula ya sea a través de la investigación, el diseño de materiales o el enriquecimiento de la docencia misma, con las oportunidades que ofrecen las TIC. De igual manera, los cambios curriculares permitirán mayor flexibilidad y nuevas oportunidades de formación a los estudiantes a través de la educación virtual, así como una apropiación crítica de estas nuevas herramientas para la formación presencial y mixta. La incorporación de las TIC apoyará el rol de la Universidad de diversas maneras como por ejemplo: soportar el trabajo colaborativo en red; facilitar una interacción fluida y continua docente-estudiante, docente-docente, docente-expertos y con el entorno; disponer al alcance de los estudiantes toda clase de materiales académicos (guías, textos, vídeos, imágenes, objetos de aprendizaje, simulaciones entre otros) y software para la realización de actividades de aprendizaje y para la gestión académico-administrativa; coadyuvar a la generación del conocimiento y a la visibilidad del mismo; ser un medio para la transformación y mejora de las prácticas docentes; y ampliar el radio de acción de la Universidad, facilitando y democratizando el acceso al conocimiento de una mayor población, siendo un elemento de inclusión social y de equidad.

Los escenarios de innovación educativa hacia los que se podría movilizar la Institución están comprendidos en sus tres funciones básicas: docencia, investigación y extensión, con proyección social. En la docencia, los escenarios se generan a partir de crear ambientes virtuales de aprendizaje para potenciar la educación presencial mediante la innovación de los procesos de enseñanza y aprendizaje; para la diversificación de la oferta académica y el aumento de la cobertura, por ejemplo, cubrir la región Pacífico y zonas alejadas de los centros urbanos del Departamento; y para crear programas de educación virtual en programas de pregrado y posgrado. En la investigación, las TIC ayudarían a visibilizar y divulgar el conocimiento, y crear o fortalecer redes internas y externas de investigadores. En extensión, las TIC se podrían usar para la articulación de diversos actores para la realización de actividades de cooperación técnica y el desarrollo de proyectos de inversión en ciencia y tecnología, y ofrecer programas de extensión virtuales. La incorporación de las TIC en los escenarios mencionados requiere, en primer término, la formación de los docentes para el uso y apropiación pedagógica y didáctica de aquéllas. Entre las medidas para esa formación está, en primer lugar, la producción de material pedagógico virtual. En segundo término, la demanda la formación de los estudiantes. Finalmente, la incorporación de las TIC requiere cambios curriculares, planes y proyectos de innovación tecnológica y evaluación de las capacitaciones.