Lo que pasa en la U

Las deudas con las universidades públicas

itemlink
Martes, 10 Octubre 2017
Agencia de Noticias Univalle

Tomado del diario El Espectador.

La semana pasada, estudiantes de varias universidades públicas del país se tomaron las calles para exigir una serie de cambios en la asignación presupuestal de la nación para 2018. Sus reclamos son variados y deben evaluarse con seriedad, pero tampoco se puede olvidar una realidad ineludible: en época de vacas flacas hay que invertir los recursos de manera inteligente.

En una columna publicada en El Espectador, Adolfo León Atehortúa Cruz, rector de la Universidad Pedagógica Nacional, resumió en seis las peticiones de los protestantes: 1. Garantizar que los recursos del impuesto a la renta y complementarios se destinen exclusivamente a las instituciones de educación superior públicas. 2. Que se destine todo el 40 % del IVA social y sus excedentes a lo mismo. 3. Revocar Ser Pilo Paga (SPP) como política de Estado. 4.

Negar cualquier recorte en el presupuesto del año entrante en ciencia, tecnología y educación. 5. No avalar proyectos de ley que buscan métodos alternativos de financiación. 6. Garantizar la adecuada financiación de las universidades. Son varios los comentarios que deben hacerse al respecto. Primero, partimos de la misma idea: el país necesita invertir aún más en su sistema de educación público, especialmente en las universidades. Segundo, en efecto el programa de SPP debe replantearse, teniendo en cuenta su sostenibilidad a largo plazo.

Como escribió Atehortúa: “SPP forma poco más de 30.000 estudiantes con la misma cantidad de recursos con que las universidades públicas forman más de 500.000 por año”. Tercero, debe priorizarse la inversión en las universidades públicas por encima de otros rubros.

Por ejemplo, sobre la financiación del Icetex, la ministra de Educación, Yanet Giha, dijo en El Tiempo: “Me dicen que estos recursos van para financiar a las privadas, y yo les digo no, es para financiar a los jóvenes”. Aunque se entiende su punto, y en efecto es importante que el país tenga un sistema de crédito para apoyar a los estudiantes, esa perspectiva sigue siendo una financiación de la demanda, cuando deberíamos estarnos preguntando cómo garantizar que la oferta pública sea la mejor alternativa disponible para todos los colombianos. Dicho lo anterior, al debate hay que aproximarse con cautela.

Si bien SPP presenta retos en su concepción, ha sido una política que les ha cambiado la vida y el prospecto profesional a miles de jóvenes del país. Al respecto, es esperanzadora una reforma que mencionó Giha a SPP, donde hay “unos artículos (que) ayudan a equiparar cuántos estudiantes van a las públicas y cuántos a las privadas. Además, se incentiva más entrar en las primeras”.

El país tiene pendiente una reforma a la financiación de las universidades públicas que está en la Ley 30 de 1992, pero esa ya será una tarea del próximo Congreso y presidente. El debate deberá darse, sin populismo mesiánico, en esta carrera electoral para que se posicione como una prioridad. El tema no da espera. Finalmente, en época de vacas flacas las peticiones deben ser razonables e ir acompañadas de una respuesta clara por parte del Gobierno. Los recursos para las universidades públicas deben ser exclusivas para ellas, pues es inaceptable que haya instituciones desfinanciadas. Que se escuchen las voces de los estudiantes.

  • _blank

Información de la Agencia

  • Director
  • Ernesto José Piedrahíta
  • Coordinador de Información
  • Jairo Canaval Erazo
  • Comunicadores y Periodistas
  • Camilo Montaño Duque
  • Diego Alejandro Guerrero
  • Contactos
  • agenda@correounivalle.edu.co
  • Universidad del Valle
  • Cali, Colombia