Medio Ambiente

Cali y la Gestión Integral del Riesgo por Inundaciones

itemlink
Viernes, 19 Mayo 2017
Agencia de Noticias Univalle


La ola invernal que está atravesando el país no le ha dado tregua a Cali. Las lluvias intensas y persistentes llevaron a que el pasado viernes 12 de mayo, la Alcaldía y el Secretario de Gestión del Riesgo de Emergencia y Desastres, siguiendo las recomendaciones del IDEAM y de la CVC, declararan la alerta roja en el municipio.

Y, como consecuencia de estas inundaciones, el alcalde Maurice Armitage declaró el estado de calamidad pública en el Municipio.
La declaración de estos estados de excepción le permite a la Administración Municipal disponer más rápidamente de recursos necesarios para atender la crisis invernal, así como tramitar ayudas de la Nación para los damnificados.

En Cali y sus alrededores los puntos más afectados son Juanchito y el Jarillón del río Cauca y los sectores de La Playita, Renaciente, Puerto Nuevo, Brisas del Cauca, Paso del Comercio, Floralia, los corregimientos de Navarro y el Hormiguero y la vereda El Estero.
La creciente del río Cauca ha dejado como resultado a cerca de 1.440 familias afectadas y damnificadas de toda la zona del Jarillón y Juanchito, según el más reciente balance de las autoridades locales.

Carlos Alberto Ramírez Callejas, docente del grupo de investigación en Hidráulica Fluvial y Marítima-HIDROMAR de la Escuela de Ingeniería de Recursos Naturales y del Ambiente – EIDENAR de la Universidad del Valle, explica que en Cali se han visto más afectados por la creciente del río Cauca quienes habitan la berma, un terreno entre el cauce del río y el dique, una zona en la cual no debería haber asentamientos humanos porque en caso de una creciente son los primeros afectados por la inundación.

El profesor Ramírez Callejas, ingeniero civil de la Universidad del Valle y magister en Unesco-IHE de Holanda, dice que los desbordamientos de los ríos son naturales; es común que, en épocas de invierno, cuando llueve mucho y de manera prolongada, este tipo de eventos sucedan.
Los nuevos paradigmas han revelado que, para una mejor gestión integral del riesgo de inundaciones, deben combinarse medidas estructurales y no estructurales.

Dentro de las medidas estructurales se encuentran, entre otras, los diques o jarillones, los canales de desviación, los embalses de regulación y las zonas de almacenamiento temporal, que son espacios en los que se permite que el río se desborde e inunde algunas áreas.

Los diques se han usado tradicionalmente, pero deben seguirse ciertas medidas y recomendaciones para que sean efectivos. En el Valle del Cauca, la norma que regula la localización de los diques es el Acuerdo 052 de 2011, expedido por la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca – CVC. La reglamentación dice que, por ejemplo, en tramos relativamente rectos del río los diques deben estar como mínimo a 60 metros del cauce del río; en tramos muy sinuosos, el dique no debe ir paralelo al río, sino por fuera de la banda de curvas o meandros. Si hay un humedal no puede haber un dique entre él y el río: esto impediría que, en caso de una creciente, el río inunde el humedal, que sirve como regulador natural de las crecientes.

Muchas veces los diques no se construyen siguiendo las indicaciones de la norma, sino más cercanos al cauce del río. “Entre más cercanos estén los diques al cauce principal del río, los niveles del río van a ser más altos, va a haber más presión sobre los diques, con riesgos más altos que fallen y, aguas abajo, el riesgo de inundación va a ser mayor, porque llega más caudal con un nivel de agua más alto”, señala el profesor Carlos Ramírez.
Como parte de las medidas no estructurales para la gestión del riesgo de inundaciones está la identificación en los Planes de Ordenamiento Territorial de las zonas de amenaza alta para que la autoridad municipal establezca claramente el uso que puede hacerse de estas zonas y en el caso que existan asentamientos humanos adelantar el proceso para su reubicación a zonas seguras.

El Jarillón de Cali

Recientemente se actualizó el diseño del Jarillón Aguablanca en Cali para proteger a la ciudad contra crecientes del río Cauca con periodos de retorno de 500 años (es decir, para un caudal muy alto en el río que en promedio se puede presentar cada 500 años). El anterior diseño del jarillón se realizó para un periodo de retorno de 100 años.

En esta actualización participaron investigadores holandeses, a través del Plan Jarillón de Cali, un macroproyecto que tiene como objeto reducir el riesgo por inundación asociado al río Cauca, Canal Interceptor Sur y río Cali y al sistema de drenaje oriental de Cali; contempla el reforzamiento de la infraestructura vital de servicios públicos ubicada en el oriente de la ciudad, que en caso de resultar afectada por inundación por desbordamiento del Río Cauca y/o rotura del Jarillón, impactaría a la mayoría de la población de Cali (75%), la cual podría quedar sin servicio de agua potable.

Información de la Agencia

  • Director
  • Ernesto José Piedrahíta
  • Coordinador de Información
  • Jairo Canaval Erazo
  • Comunicadores y Periodistas
  • Camilo Montaño Duque
  • Diego Alejandro Guerrero
  • Contactos
  • agenda@correounivalle.edu.co
  • Tel:+57 2 3212220
  • Universidad del Valle
  • Cali, Colombia