Medio Ambiente

Hidroituango, un problema sin control

itemlink
Miércoles, 16 Mayo 2018
Agencia de Noticias Univalle

Los problemas que ha generado recientemente la construcción de la Hidroeléctrica de Hidroituango, en el Departamento de Antioquia, podría tener varias causas pero, al parecer, la más probable es la falta o el inadecuado revestimiento de los túneles de desviación, explicó el arquitecto Enrique Sinisterra O´byrne, quien fue el ingeniero de programación de las hidroeléctricas La Salvajina y Alto Anchicayá.

Sinisterra O´byrne es el coordinador del Programa Académico de Especialización en Administración de Empresas de la Construcción y Director de la Maestría en Internacionalización de Empresas de la Construcción, ambas de la Escuela de Arquitectura de la Universidad del Valle.

Para la construcción de la Hidroeléctrica se desvía el río a través de dos túneles que se hacen en forma paralela a su cauce natural, donde se edifica la represa que regulará el tránsito del agua.

Mientras tanto, se ubican dos mámparas en su cauce natural, antes y después de del espacio en el que se adelantan las obras civiles de la represa, para evitar la inundación por el avance o regreso del agua.

En el caso de Hidroituango se construyeron los dos túneles, pero al entrar en uso, debido a las crecientes lluvias, un derrumbe los taponó y el río se represó, amenazando con inundar y ahogar cientos de familias ubicadas incluso a varios kilómetros de los alrededores.

Mientras tanto, después de las obras, el agua del cauce disminuyó considerablemente.

Para evitar una tragedia de gigantescas proporciones se tomó la decisión de desaguar a través de los túneles de la casa de máquinas que expulsa el líquido a grandes velocidades aumentando el caudal desproporcionadamente, generando una avalancha.

Y mientras se evacuaba el agua por los túneles de la casa de máquinas, uno de los túneles de desviación se destaponó súbitamente, agravando la avalancha que se generó por la evacuación irregular del represamiento y que ya ha causado innumerables inconvenientes con el derribamiento de algunos puentes y anegación de terrenos.

El problema más grave, explica el arquitecto Enrique Sinisterra, es que la situación en Hidroituango no está controlada y se corre el riesgo que las poblaciones aguas abajo sean borradas por una nueva avalancha, como ocurrió en Armero.

En este momento, explica Sinisterra O´byrne, están en un riesgo inminente siete cabeceras y 16 asentamientos.

Las cabeceras son Hituango, Briseño, Valdivia, Cáceres, Tarazá, Caucasia y Nechí y los sentamientos incluyen El Pescado, las Brisas, Las Auras, Puerto Valdivia, Raudal, El Doce, Puerto Antioquia, Puerto Bélgica, El Jardín, Piamonte, Guarumo, La Ilusión, Palanca, El Palomar, Margarito y El Colorado.

  • _blank

Información de la Agencia

  • Director
  • Ernesto José Piedrahíta
  • Coordinador de Información
  • Jairo Canaval Erazo
  • Comunicadores y Periodistas
  • Camilo Montaño Duque
  • Diego Alejandro Guerrero
  • Estefanía Vargas Cardona
  • María Alejandra Álvarez
  • Contactos
  • agenda@correounivalle.edu.co
  • Universidad del Valle
  • Cali, Colombia