Universidad y Región

Académicos hablan de un país en transición

itemlink
Viernes, 23 Septiembre 2016
Agencia de Noticias Univalle

Tres posiciones diferentes en la perspectiva de la edificación de la paz se dieron en el panel “Los acuerdos de La Habana y la construcción de paz, organizado por la Escuela de Trabajo Social de la Universidad del Valle.

En este foro participaron los docentes de la Escuela de Trabajo Social: Alba Nubia Rodríguez Pizarro, Héctor Alonso Moreno y Víctor Mario Estrada.

Alba Nubia Rodríguez, socióloga y antropóloga, sostuvo que “los acuerdos ya están construidos y continuarán siendo debatidos, por lo que, como antropóloga los asumo como un rito de pasaje o iniciación, es decir, como un punto de partida para construir una transición en la que la implementación de esos acuerdos es un desafío”.

La docente consideró que la mirada también debe ser dirigida a las potencialidades que se han venido construyendo desde el conflicto y que han dado resultado para restablecer la tranquilidad y la armonía en donde hay o ha habido violencia.

“No basta detenernos en los análisis de los acuerdos de La Habana, sino que también debemos detenernos en las potencialidades que se han venido construyendo para que un orden social dentro del conflicto y la violencia transiten a un orden social que reconstruya la posición de los mundos amorfos de amigos y enemigos”.

De esta manera, Alba Nubia Rodríguez retomó las investigaciones que existen sobre los repertorios simbólicos de la mujeres, en los cuales se registra la capacidad de agencia que tienen para, a través de acciones culturales, principalmente, rescatar lugares afectados por la violencia.

“El problema central de la política no es la dominación. No se trata de oponer a la violencia la no violencia, sino del empoderamiento de los sujetos sociales. La construcción de espacios donde las personas: hombres, mujeres, niños, adultos, negros, blancos, puedan manifestarse por la palabra. Por lo tanto, los repertorios simbólicos nos son meras reacciones de sumisión, constituyen reales opciones para enfrentar la violencia”. La posición de la profesora se centró en hablar de un país en transición más que de un país en el pos-acuerdo.

Por su parte, Héctor Alonso Moreno, profesor y politólogo de la Universidad del Valle, también llamó la atención sobre el papel del Estado y la Universidad en ocupar esos espacios de poder organizativo que ha tenido las FARC en los más de 200 municipios donde tiene influencia, esto con el fin de que el Ejército de Liberación Nacional o los grupos delincuenciales no se conviertan en la respuesta a las necesidades de liderazgo de los grupos vulnerables o campesinos que necesitan de un apoyo para pensarse en un contexto de paz.

“Debemos reflexionar sobre cómo vamos a afrontar el circuito de la economía ilegal de los 281 municipios que aparecen en el Acuerdo, de los cuales, en 251, los campesinos viven de la coca y la extracción de minería ilegal. El documento dice que les vamos a dar mercado durante seis meses, y un salario durante dos años mientras empieza el proceso de conversión, pero, será suficiente esta acción cuando las FARC han regulado la economía, sustentado el monopolio de la fuerza, resuelto los problemas de linderos, intervenido en el circuito de la economía ilegal de estas regiones”.

Para el profesor Moreno Parra, el problema fundamental de los acuerdo de paz, donde se ha negociado el cese de la guerra en distintas etapas de la historia de Colombia, es la manera cómo se lleva a cabo el posconflicto.

“Fúsil que se entrega, libro que aparece, salud que se otorga, producción económica que empieza a circular. No hay que dejar cabida para que nuevamente actores ilegales ocupen el espacio que le corresponde al Estado o a la Educación”, mencionó el profesor Moreno Parra.

Asimismo, para el politólogo la preocupación no está en si gana o no el plebiscito, ya que por la manera cómo se estructuró la negociación con las FARC, sobre la base de los acuerdos internacionales (de los cuales Colombia ha suscrito 26), el Gobierno tiene garantizado el proceso, ya que estos se imponen por razones de humanidad a la legislación nacional.

El plebiscito, en su concepto, hace más parte de la campaña electoral con miras al 2018, que parte de un requisito indispensable para la desmovilización de la guerrilla. Su preocupación se centra en la manera de superar experiencias anteriores, donde la fase del posconflicto se ha convertido en un fracaso.

Finalmente, el profesor Víctor Mario Estrada sostuvo que el conflicto con las FARC y su resolución no logran explicar el pensamiento militarista que permea la sociedad colombiana. Por lo tanto, hay que escudriñar a fondo en la historia nacional para darnos cuenta que desde las guerras de independencia se impuso una manera de pensar la resolución de los problemas sociales y económicos con la imposición de las armas.

“Este es un país donde la expresión de la violencia y los militarismos se ve en las prácticas de resolver todo por la vía de la violencia, incluidos los conflictos interpersonales. Incluso hay gente que plantea que hay más militaristas en la sociedad civil que en las fuerzas armadas”, agregó el profesor Estrada.

La posición del académico es que no podemos conformarnos en el pos-acuerdo, sino que debemos ir más allá y buscar las razones de la intolerancia social.

“Indagando en los complejos militarismos existentes en la sociedad colombiano, se encuentra que no puede ser explicado en la actual dinámica del conflicto interno. Sobre todo su impacto como fuente de interacciona política, ideológica y social”.

El profesor sostiene que es necesario construir una cultura política que nos libere de las explicaciones simplistas según las cuales los colombianos somos violentos por esencia, llamando la atención sobre “La diferencia entre negociar un conflicto e iniciar una transición política hacia la construcción de un proceso de paz”.

  • _blank

Información de la Agencia

  • Director
  • Ernesto José Piedrahíta
  • Coordinador de Información
  • Jairo Canaval Erazo
  • Comunicadores y Periodistas
  • Camilo Montaño Duque
  • Diego Alejandro Guerrero
  • Contactos
  • agenda@correounivalle.edu.co
  • Universidad del Valle
  • Cali, Colombia