Universidad y Región

Descubren insecto y lo "bautizan" Univalle

itemlink
Lunes, 13 Febrero 2017
Agencia de Noticias Univalle


Un insecto encontrado por integrantes del Grupo de Investigaciones Entomológicas (GIE) de la Universidad del Valle, en jurisdicción del municipio de Cali, fue nombrado “univalle”, el acrónimo de la Universidad del Valle.

Siguiendo el mandato del Código Internacional de Nomenclatura Zoológica, de asignar los nombres científicos de animales siguiendo una nomenclatura de dos nombres, el insecto ha sido denominado Loneura univalle, dos palabras que constituyen el nombre genérico (Loneura) y otro específico (univalle), en honor a una de las universidades más importes de Colombia, con acreditación de alta calidad y 72 años de existencia.

El animal fue encontrado por primera vez en la finca Monserrate de la Vereda Los Andes, municipio de Cali, detrás del monumento de Cristo Rey, en la ruta que de Cali conduce a Peñas Blancas, a una altura aproximada de mil 600 metros sobre el nivel del mar. Considerando que uno de los principios del código internacional de NZ es el de estabilidad de los nombres científicos, este nombre de univalle, como el de sus autores (Mendivil, García-Aldrete & González) no podrá ser cambiado y en el futuro, aún lejano, deberá seguirse llamando univalle, así su nombre genérico de Loneura pueda llegar a modificarse por cambios futuros que se puedan presentar en la clasificación sistemática de los integrantes de la familia a la cual pertenece.

El hallazgo de este insecto e inscripción en los archivos de la ciencia fue realizado por el magister en biología Julián Alexander Mendivil, y el profesor del Departamento de Biología de la Universidad del Valle Ranulfo González Obando, con la asesoría científica del profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México Alfonso Neri García.

Al igual que otros insectos psocidos, este animal nuevo para la ciencia, suele vivir en la corteza de los árboles de 30 años o más, en bosques conservados, sin mucha intervención del hombre y se alimenta de líquenes y musgos. Tiene un cuerpo de unos 5 milímetros y alas transparentes de 5.9 milímetros, un tamaño promedio del de otros psocidos de la misma familia.

Conocidos popularmente como “piojos de las cortezas”. Son de cuerpo blando, es decir que su exoesqueleto no les ofrece mucha protección como suele darse en escarabajos y hormigas. Por eso es perseguido por arañas, hormigas, escorpiones, falsos escorpiones, opiliones, pájaros, lagartos, y otros depredadores naturales.

Debido a su condición de "presa fácil" han evolucionado en favor de colores claros o similares al ambiente en el cual permanecen, sobreviven los que logren adaptarse a un mejor camuflaje en ese ambiente. Por ello su cuerpo es de color café claro, con muy poco contraste, y sus alas transparentes para pasar desapercibidos.

Presentan mandíbulas fuertes y en la corteza de los árboles o sitios rocosos se desplazan generalmente caminando, a pesar de tener dos pares de alas, presentando un aparente sedentarismo, aunque parece que los machos se dispersan más que las hembras.

Estos, e insectos similares suelen dispersarse poco, permaneciendo como endémicos de muchos lugares del planeta. Se reproduce sexualmente por huevos (ovíparos) pero su desarrollo es el típico de un insecto con metamorfosis incompleta, es decir que del huevo nace una ninfa que en mudas sucesivas o cambios de piel se transforma en adulto. Nunca pasa por los estados de larva y pupa como lo hacen los de metamorfosis completa.

Hasta ahora, de este animal sólo se han encontrado siete ejemplares. Dos hembras y siete machos, primero en la Vereda Los Andes, luego en la finca El Palomar, ubicada en el kilómetro 11 de la vía que de Cali conduce a Buenaventura, conocida como la vía al mar, y en el Cañón de Garrapatas, en el Municipio de El Dovio.

Cuando un animal es descubierto, es decir que no se tenía registros de su existencia, se efectúa un proceso para determinar que efectivamente nadie lo había estudiado y se inicia investigando en libros especializados de taxonomía, se consulta con especialistas de otras latitudes y si no hay indicios o pruebas bibliográficas de su existencia para la ciencia, se procede a su descripción y publicación acorde con los artículos y recomendaciones del Código Internacional de Nomenclatura Zoológica.

El proceso puede ser largo, después de la recolecta de los especímenes o ejemplares se procede a su estudio morfológico, para el caso particular de estos insectos se procede a realizar disecciones y preservación de sus partes en placas utilizando una resina que garantice la conservación de las partes durante cientos de años.

Si después de las comparaciones se sospecha que esta especie es nueva para la ciencia se procede con la fase descriptiva, la asignación del nombre respectivo y su publicación. Las descripciones van acompañadas de fotografías y esquemas morfológicos de las estructuras analizadas, utilizando para esto el microscopio compuesto y a menudo utilizando programas especializados de computador para dibujar cada parte, sin perder el más mínimo detalle.

Una especie a pesar de ser descrita y con nombre asignado, si no es adecua-damente publicada no podrá ser válida. Por eso, una vez realizada la descrip-ción taxonómica se traduce al inglés y se envía el manuscrito a una revista científica especializada que, a su vez, envía el texto e ilustraciones a expertos reconocidos y solo si cuenta con el visto bueno de los expertos la revista lo pu-blica.

En este caso, los autores de la descripción taxonómica decidieron publicar su hallazgo en la revista Zootaxa, cuya sede está en Nueva Zelanda y luego de recibir los avales correspondientes se publicó para todo el mundo. Los nombres publicados ingresan automáticamente a un banco de nombres zoológicos (http://zoobank.org/urn:lsid:zoobank.org:pub).

Junto con Loneura univalle fueron también descritas otras seis especies del Valle del Cauca, un departamento que a la fecha, presenta el mayor número (12) de especies de Loneura, uno de los géneros de la familia Ptiloneuridae.

Sumando a Loneura colombiana, otra especie también descrita por científicos del GIE de la Universidad del Valle, se ha completado la descripción de un total de 13 especies en Colombia, y considerando el hallazgo de otra con distribución en Venezuela, hace que del total de especies (28) reconocidas en el neotrópico para este género (Loneura) Colombia sea en estos momentos el país con mayor número de especies (14) o sea que el 50% de las especies descritas como pertenecientes al género Loneura, han sido encontradas en nuestro país.

En la publicación reciente, varias de las especies descritas llevan nombres alusivos a nuestras localidades o regiones, entre ellas cabe mencionar a Loneura tuluaensis, en honor al municipio de Tuluá, donde fue encontrada Loneura andina, Loneura dapaensis, en honor al municipio de Dapa, Loneura gorgonaensis, por la Isla Gorgona, Loneura farallonensis, Loneura monserrate y Loneura quimbaya. También cabe destacar a Loneura eberhardii, una especie dedicada a Willian Eberhard, uno de los profesores fundadores del departamento de Biología, el cual el año pasado cumplió 50 años de existencia.

En los últimos siete años el Grupo de investigaciones Entomológicas, clasificado en la categoría A1 por Colciencias, trabajando en la biodiversidad de psocidos de Colombia, han descubierto más de 200 especies nuevas para la ciencia, de las cuales han descrito y publicado hasta la fecha casi un centenar. Se espera que en años venideros puedan completar si quiera la publicación de unas 200 especies nuevas, las cuales están siendo estudiadas en estos momentos.

Hasta el 2010, época en la cual el GIE empezó su labor de investigación en este grupo de insectos, en Colombia únicamente se encontraban registradas 75 especies de psocidos, pero a partir de los estudios realizados desde ese año el número se ha incrementado a casi 550 especies, siendo aproximadamente un 75% de estas desconocidas para la ciencia, lo cual constituye un ejemplo del pobre conocimiento que se tiene de nuestra biodiversidad en Colombia.

  • _blank

Información de la Agencia

  • Director
  • Ernesto José Piedrahíta
  • Coordinador de Información
  • Jairo Canaval Erazo
  • Comunicadores y Periodistas
  • Camilo Montaño Duque
  • Diego Alejandro Guerrero
  • Contactos
  • agenda@correounivalle.edu.co
  • Tel:+57 2 3212220
  • Universidad del Valle
  • Cali, Colombia