Lo que pasa en la U

#MujeresUV: Leonor Cuéllar Gómez: profesora, empresaria y líder gremial

itemlink
Martes, 06 Abril 2021
Agencia de Noticias Univalle

Leonor Cuéllar Gómez es profesora de la Escuela de Enfermería de la Universidad del Valle desde 1990, año en el que se vinculó como docente de medio tiempo. En 1983 se había graduado como enfermera en la misma institución, donde tiempo después también cursó la Maestría en Administración en la Facultad de Salud y la Especialización en Administración de la Calidad y Productividad de la Facultad de Administración.

Mientras trabajaba como docente de medio tiempo, esta enfermera aprovechó lo que ella denomina su ‘carácter de emprendimiento’ y empezó a fluctuar entre el medio tiempo laboral en la Universidad y sus propias iniciativas de servicio.

“He tenido tres empresas y mi trabajo ha estado centrado en distintos frentes. En mi primer emprendimiento ofertaba servicios a una EPS de Cali. Teníamos agentes cuidadores que se acercaban a las familias, identificaban tempranamente los riesgos, así como la presencia de factores protectores para la salud, fomentaban aspectos del cuidado primario en el hogar a través de la educación en salud y remitían a los usuarios a instituciones prestadoras de servicios.

Con la crisis generada por la Ley 100 de 1993, los servicios de promoción y prevención, que deberían ser primordiales, fueron cancelados por esa EPS, desapareciendo de facto esta importante iniciativa. El aprendizaje de esta experiencia me permitió optar por otro emprendimiento de asesoría y consultoría en salud que se mantuvo hasta el 2012, también en la línea de promoción y prevención. Nos fortalecimos en una nueva línea de encuentros grupales para el crecimiento personal”, relata la representante de los profesores al Consejo Superior de la Universidad.

En el 2014, la profesora Leonor Cuellar, quien también estudió Gerontología Social en la Universidad San Buenaventura, llevó a cabo estudios de prefactibilidad, factibilidad y viabilidad para abrir un centro de cuidado para adultos mayores en Cali. “En el 2015 creé la Fundación Horizonte Mayor, dedicada al cuidado integral del adulto mayor, que actualmente tiene dos sedes: una en Pampalinda y la otra, en el barrio Bretaña, es un hotel que alberga personas mayores”, señala.

La promoción de la salud y prevención de riesgos en el contexto de la salud familiar y comunitaria y la gerencia de servicios de salud han sido los temas principales en los que ha enfocado su actividad docente en la Escuela de Enfermería desde hace más de 30 años y que actualmente conjuga con su participación sindical en la Universidad a través de ASPU-Valle, agremiación a la cual pertenece desde el 2015. “Allí he adquirido muchos aprendizajes en relación a la defensa de la universidad pública, las movilizaciones en el orden nacional y la reivindicación de los derechos de los trabajadores y de los profesores a través de los pliegos de negociación que se establecen entre los equipos directivos y las organizaciones sindicales”, afirma.

Entre sus múltiples actividades, la profesora Cuéllar también participa como miembro del Grupo de Investigación de Cuidado de la Escuela de Enfermería, donde ha realizado varias publicaciones en torno a su práctica docente y al cuidado del adulto mayor. En el 2017, aún ejerciendo como docente de medio tiempo, fue escogida como representante profesoral al Servicio de Salud de la Universidad del Valle. Durante sus cuatro años de gestión en este rol, que terminaron el pasado 16 de enero, logró aportar varios elementos en la consolidación del servicio: Dirigió la Comisión del Usuario, participó en la Comisión del Modelo de Salud, y finalmente hizo importantes aportes en una propuesta de ajuste al Acuerdo 008 del 2004 del Consejo Superior, con el fin de actualizarlo conforme a las nuevas orientaciones de la Ley 1751 del 2015 en materia de orientación y prestación de los servicios de salud.

A finales de marzo del año anterior, la profesora Cuellar recibió la propuesta de presentarse como candidata a la representación profesoral en el Consejo Superior. “Lo pensé como 50 veces y finalmente dije que sí”, afirma, convencida de que tomó la decisión correcta. “El 12 de mayo nos eligieron por votación virtual y obtuvimos 375 votos. Si uno mira la trazabilidad de las votaciones de los profesores para el Consejo Superior no pasan de 170 ó 180 como máximo. Fue muy satisfactorio sacar ese número de votos, gracias a la ayuda de muchas personas que confiaron y con una propuesta que tenía que ver con varios ejes: la agenda de Regionalización, la Política Ambiental en los campus de la universidad, la participación en la construcción de la Política de Género, el diseño y operacionalización de la Política de Bienestar para los docentes, entre otros.  Un reto grande que tenemos es el de concurrir hacia la generación de una nueva cultura de la evaluación docente, en lo cual estamos trabajando. Temas adicionales, como el ajuste a la resolución 072 del 2014 que tiene que ver con los estímulos académicos de los profesores, también han surgido en el camino”, manifiesta la profesora Cuellar.

El 23 de diciembre del 2020, el rector Edgar Varela Barrios elevó una solicitud al Consejo Superior de la Universidad para que once profesores de la Facultad de Salud, que contaban con título de doctores y ejercían medio tiempo, fueran acogidos dentro de la planta de empleados docentes de la institución. Gracias a esto, la profesora Cuellar pasó a ser profesora de tiempo completo.

“Mientras todas esas cosas sucedían, hice mi doctorado. Lo pagué por mis propios medios en la Universidad Central de Nicaragua. Eso me ha ayudado a abrir mucho más el panorama en la representación institucional y regional para cabildear asuntos centrales que tienen que ver con la vida de los profesores, en los procesos democráticos, de deliberación y toma de decisiones”, indica la profesora.

A Leonor Cuellar también le gusta escribir y ha publicado varios libros basados en sus experiencias de trabajo: en 1996, publicó sobre educación en salud; en el 2017, la sistematización de las prácticas del cuidado de enfermería en las familias y, luego, la sistematización de encuentros pedagógicos en la asignatura del ‘Cuidado de enfermería al individuo, familia y comunidad’. Sus obras más recientes son: ‘Evaluación en los contextos del cuidado y la pedagogía’ y ‘Del dicho al hecho en la práctica del cuidado de enfermería’. Actualmente escribe otros dos libros.

Además, en España acaban de editar y publicar un libro sobre su experiencia como emprendedora, titulado ‘De la gerencia de servicios a la gerencia del cuidado’. “Este libro es sobre una enfermera que asume el rol de emprendedora y se da cuenta de la problemática mundial, nacional y territorial sobre el envejecimiento de la población. También integra capítulos sobre cómo asumí el proyecto para la creación de una fundación orientada al cuidado del adulto mayor y allí muestro cómo la Universidad y el Programa de Enfermería incidieron en la construcción de una propuesta diferente a las de los otros hogares geriátricos de la ciudad, pues está orientada por unos marcos referenciales teóricos del cuidado de enfermería. El documento también reúne las narrativas de las familias frente al cuidado que reciben sus seres queridos en Horizonte Mayor”.

Leonor Cuéllar es la única hija de una mujer que trabajó 35 años en Carvajal, quien se prodigó para brindarle todo lo necesario. Se considera, y no es para menos, una guerrera que ha ido construyendo su proyecto de vida con esfuerzo y aprovechando muchas oportunidades. La búsqueda de su “yo interior”, de la razón de ser, del crecimiento personal y de una impronta que dejar a la vida han sido su motor de búsqueda en el camino trasegado.

Cuando su madre murió su familia se acortó, pero disfruta visitando a sus tías, a quienes lleva a pasear, a comer pizza a Cristo Rey y, por supuesto, ya las acompañó a recibir la vacuna contra el COVID -19.

Comparte su vida con Lita Cuellar, una perrita que adoptó y con la que sale a caminar a diario. Sus jornadas inician a las 4:00 a.m., horario que aprovecha para estudiar, escribir sus libros y contestar correos. Ama la naturaleza, va al gimnasio y prefiere dormir temprano.

Para la profesora Cuellar, la Universidad todavía tiene un reto pendiente en cuanto a posibilitar una mayor participación de las profesoras en cargos académico-administrativos y directivos, así como en aumentar el nombramiento de las docentes que están vinculadas a la Universidad en modalidad hora cátedra.  “Vamos a publicar un breve informe sobre las estadísticas de las mujeres en la Universidad del Valle. De los 3.022 profesores con los que cuenta la Universidad, 1.066 somos mujeres, es decir un 35%, y sobre ese porcentaje solo el 32% (333) son nombradas. Las profesoras hora cátedra, que son el 66% (704), representan una expresión de inequidad laboral. Cabe mencionar que entre las docentes nombradas, solo 66 profesoras se desempeñan en cargos académico-administrativos y directivos.

En instancias de representación profesoral la participación de las docentes es aún baja: En ASPU-Valle tan solo hay 3 mujeres en la Junta Directiva, que es de 10 miembros; mientras que en el Comité de Representación Docente -CORPUV tenemos 6 docentes mujeres entre los 18 integrantes y como representantes al Consejo Académico y Superior estamos dos profesoras. Sin embargo, el camino por venir es alentador para reivindicar nuestros derechos, coraje y compromiso”, puntualiza la profesora Cuellar Gómez.

  • _blank

Información de la Agencia

  • Director
  • Ernesto José Piedrahíta
  • Coordinador de Información
  • Jairo Canaval Erazo
  • Comunicadores y Periodistas
  • Diego Alejandro Guerrero
  • Estefanía Vargas Cardona
  • Yizeth Bonilla Vélez
  • Camilo Montaño Duque
  • Cindy Paola Gómez Prada
  • Contactos
  • agenda@correounivalle.edu.co
  • Universidad del Valle
  • Cali, Colombia