Lo que pasa en la U

#MujeresUV Libia Soto: se necesita amor para transformar la sociedad

itemlink
Martes, 16 Marzo 2021
Agencia de Noticias Univalle

"Para que las cosas resulten bien hay que dar amor. El éxito está en el trabajo, en la cooperación, pero no son suficientes si no hacemos todo con amor y con la visión de que todo va a salir bien". Así lo enfatiza una de las mujeres que, desde la Universidad del Valle, contribuyen cada día a la promoción de una sociedad más justa y equitativa a través de la educación: la profesora Libia Soto Llanos, directora de la sede Tuluá.

La profesora Libia Soto hizo parte de la generación que inauguró el Programa Académico de Odontología en octubre de 1975 y, con menos de un mes de egresada, en marzo de 1983, comenzó su carrera como profesora con los auxiliares de odontología. Recuerda con entusiasmo que fue la primera estudiante de su promoción en ingresar a la docencia en la Universidad. Después de este primer peldaño laboral, en agosto del mismo año fue nombrada profesora de odontopediatría por medio tiempo.

Uno de los anhelos de Libia Soto era especializarse para crecer en la enseñanza dentro en su nueva escuela, pero las comisiones de estudios para los profesores de medio tiempo no existían. Sin embargo, en 1987 el Consejo Superior le abrió esa puerta a la continuidad de sus estudios y partió a Medellín, donde estudió durante dos años odontología pediátrica y ortodoncia preventiva en el CES.

Después de esta experiencia continuó su labor educativa, nutrida de todo el conocimiento que recibió, hasta 1998, cuando la Vicerrectoría de Bienestar Universitario la convocó para ser parte del Servicio Odontológico, del cual pasó a ser directora en 2003.

"Cuando llegué, el Servicio Odontológico para los estudiantes el asunto no estaba muy definido. Planteamos que los estudiantes debían tener un odontólogo dedicado a ellos. Cuando lo hicimos se notó una mejoría estupenda en los servicios para dar solución a estas necesidades que tienen los jóvenes. Lo organizamos y garantizamos salud oral para quienes no podían acceder a ella", afirma Libia Soto.

Debido al éxito en esa experiencia, la profesora fue llamada a ejercer como vicerrectora de Bienestar Universitario por dos años. Después de una labor destacada regresó al Servicio Odontológico en el año 2008, donde continuó con mejorías generales hasta 2010, cuando recibió la noticia de su designación como directora del Programa Académico de Odontología. Sin embargo, el destino le reservaba nuevas oportunidades para crecer.

Corría el año 2012. Se aproximaba el aniversario 30 de su entrada como docente a la Universidad cuando el entonces rector Iván Ramos le ofreció la oportunidad de ser directora de la sede Tuluá. Eran muchos los desafíos, pero, al igual que en otros momentos retadores en su vida, el deseo de enfrentarlos y aportar con su experiencia la llevó a aceptar.

Desde aquella decisión han pasado nueve años con un sinnúmero de alegrías, encrucijadas, planes y lecciones. La profesora Libia Soto señala con especial orgullo que, dentro de esos nuevos pasos que pudo emprender al llegar a Tuluá, se encuentra su ingreso a la Maestría en Administración que se ofrece en la Sede, de la cual hoy es felizmente egresada.

"Esto muy contenta en la universidad por todo lo que me ha retribuido. Quiero resaltar desde la experiencia que los posgrados de las sedes son de una excelencia igual a la de Cali. Eso ha sido un compromiso con las facultades: tener los mismos posgrados, la misma calidad, como una garantía de que somos una sola institución" expresa Libia Soto.

Es precisamente por ese ánimo de contribuir, que la profesora asumió con su equipo de trabajo empresas que hoy hacen de Tuluá una sede regional pionera en la diversificación de programas académicos y líder en los posgrados. "Cuando uno está en un cargo hay que mostrar progreso y asumir retos hasta que no haya nada más que aportar. Ése es el momento en el que hay que cerrar el ciclo", afirma.

Dentro de los proyectos que se gestan desde la sede, Libia Soto anuncia varias iniciativas de investigación y extensión, además de las pertenecientes a la apertura de programas. "Avanzamos en la opción de abrir el programa en Construcción, una carrera nueva para la universidad, tanto en Cali como en la sede, y estamos esperando la aprobación para abrir la carrera de Nutrición, un trabajo muy importante, emprendido en alianza con la Facultad de Salud, con la que también examinamos la apertura de Optometría. Esos retos de transformar, de llevar cosas nuevas, son lo que siempre he buscado".

Además de los proyectos que refuerzan la sede, la profesora programa, con el liderazgo del rector Varela, la creación de un nodo rural en Bugalagrande con el que se espera fortalecer los conocimientos técnicos en temas referentes al campo entre los jóvenes del área.

"Cuando estaba muy niña, teníamos una finca en Bugalagrande y recuerdo que una entidad daba cursos muy útiles dirigidos al campo. En ese sentido va nuestro trabajo con los nodos rurales en la universidad: educación que beneficie a la gente del campo, que es a quienes no tenemos tanto acceso desde nuestros programas. Es un reto nuevo que asumimos con la Alcaldía, en el que esperamos instruir campesinos con formación corta pero intensiva que potencie sus conocimientos en el trabajo que hacen" explica.

En el largo camino de la profesora Libia Soto al frente de diferentes dependencias, resalta el papel fundamental de su grupo de trabajo que, sin importar el área, entrega todo de sí para lograr los objetivos trazados. "Mi trabajo ha sido exitoso por el grupo excepcional de personas que siempre me rodea. Ellos son fundamentales, por eso siempre busco motivarlos, porque de eso depende el éxito en cualquier campo".

A pesar de que la extensa experiencia administrativa de la profesora Libia Soto en su trasegar por Univalle pareciera no darle tiempo para ejercer la docencia, ella siempre encuentra la forma de transformar los cortos espacios en su agenda en instantes de oro para continuar no sólo con la enseñanza, sino también con la investigación. Es por esta incansable tarea que la docente se hizo merecedora al reconocimiento como profesora distinguida.

"Yo pienso que si uno se dedica a una sola cosa entra en la monotonía. Uno debe diversificar, por eso siempre he combinado mi labor administrativa con la académica. El año pasado me dieron mención como Profesora Distinguida. Era la única mujer de ese grupo de distinguidos y me siento alagada porque la universidad me dé ese honor después de 37 años de servicio".

Como lo ha demostrado con el duro trajinar de sus días, una de sus grandes pasiones académicas es la investigación. Desde 1995 lidera una línea de crecimiento y desarrollo dentro del programa de Odontología, con el que trabaja en proyectos con los estudiantes, y ahora hace parte de un equipo interdisciplinar que, desde la sede Tuluá, se dedica a generar conocimiento sobre temas relevantes para la región.

"Dentro mi labor administrativa siempre tengo el espacio para ponerme al día en los procesos de mi área. Tenemos que estar actualizados; es más, la combinación de mi trabajo y hacer investigación, aunque sea un reto, da buenos resultados. En Tuluá hicimos un libro con los profesores Reinaldo Sabogal y Lucy Varela sobre el clúster de la salud. Eso necesita mucho tiempo, pero creo que soy formada para no parar de hacer cosas", comenta esbozando una sonrisa.

Además de sus facetas como docente, investigadora y administradora, hay otra que hace parte fundamental de cada uno de sus días:  ser madre. "Siempre quise tener un hijo, mi Dios me dio la oportunidad de tenerlo. Hace 30 años es la luz de mis ojos. Es muy trabajador y, aunque desde hace años se fue del país, compartimos muchas cosas.  Le inculco que el trabajo es importante, pero la vida personal y de familia también lo son, así que tenemos un contacto cercano".

Así como observó el crecimiento su hijo, la profesora Libia Soto ve la evolución de sus estudiantes en sus distintas facetas, mientras les entrega sus consejos y saberes hasta que, un día, parten de su Alma Máter, con las herramientas necesarias para aportar a su formación integral a la sociedad y hacer su propio camino. Es a esos mismos alumnos y alumnas a quienes invita a liderar el futuro de la sociedad y a pensar siempre en lo que pueden aportar, más allá de las competencias y el posicionamiento.

"Dar todo lo que se pueda entregar de uno mismo, el plus, la impronta que nos hace valiosos. Tener competencia hace que el trabajo sea beneficioso para la gente que nos rodea. Siempre he pensado que los valores, la forma de trabajo, la entrega, nos dan el posicionamiento para ser buenos líderes" enuncia la docente.

  • _blank

Información de la Agencia

  • Director
  • Ernesto José Piedrahíta
  • Coordinador de Información
  • Jairo Canaval Erazo
  • Comunicadores y Periodistas
  • Diego Alejandro Guerrero
  • Estefanía Vargas Cardona
  • Yizeth Bonilla Vélez
  • Camilo Montaño Duque
  • Cindy Paola Gómez Prada
  • Contactos
  • agenda@correounivalle.edu.co
  • Universidad del Valle
  • Cali, Colombia