Ciencia y Tecnología

Descrita nueva especie de murciélago en Colombia, Perú y Ecuador

itemlink
Lunes, 19 Abril 2021
Agencia de Noticias Univalle

Tras una investigación que se extendió por siete años, científicos de la Universidad del Valle en Cali; de la Texas Tech University de Estados Unidos; de la Universidad de San Marcos en Perú y del Instituto Nacional de Biodiversidad de Ecuador, lograron describir una nueva especie de murciélago para la ciencia.

Utilizando técnicas de identificación morfológica y molecular, los investigadores establecieron la existencia de una nueva especie de murciélago, de la familia Molossidae, que habita en ecosistemas ubicados en la zona occidental de los Andes, al que denominaron Cynomops kuizha.

La Dirección de Comunicaciones Universitarias conversó con la investigadora de la Texas Tech University, líder del proyecto y egresada de la Universidad del Valle Daniela Arenas y con el profesor del Departamento de Biología, también investigador del proyecto, Doctor (Ph.D.) Alan Giraldo, intentando comprender así lo alcances e impactos que tiene este hallazgo para la comunidad científica.

El camino hacia el descubrimiento

Daniela Arenas: El espécimen que inició la investigación fue capturado cuando estaba adelantando la fase de campo de mi trabajo de grado en la Universidad del Valle. Estábamos trabajando en el parque regional ‘El Vínculo’, cerca de Buga, incluida el área de amortiguamiento en predios de la Hacienda ‘La Campiña’, así como en las cercanías del río que fluye en el lindero de ambas propiedades.

El murciélago fue colectado en la Hacienda utilizando redes de niebla a nivel de sotobosque (área de un bosque extendida bajo las copas de los árboles o dosel forestal), mientras volaba bajo el dosel de los árboles, en una zona abierta, con presencia de algunos árboles alrededor. Cuando fuimos a liberar al animal lo observamos detenidamente, y aunque sabíamos que era un Molossidae, desconocíamos el género y la especie.

Decidimos entonces colectarlo, llevarlo hasta la Universidad del Valle y procesarlo en laboratorio (acción indispensable para adelantar su identificación).

Una vez en la Universidad, consultamos la literatura científica existente para este grupo y según lo disponible en ese momento (2013), catalogamos a este individuo como Cynomops abrasus, de los cuales ya habían individuos, desde hacía unos 30 años, en la colección de mamíferos de la Universidad del Valle.

A raíz de que los únicos individuos para esta especie en Colombia eran los que estaban en nuestra Universidad, decidimos que este nuevo individuo era lo suficientemente importante para hacer una nota corta, enunciando que la especie, treinta años después, permanecía en el país. Cuando iniciamos ese proceso, vine a Texas Tech University para estudiar mi maestría. Logramos entonces someter una versión del artículo a una revista suramericana, pero uno de los revisores sugirió que consultara individuos de esa especie aquí en Texas para complementar el artículo.

Debido a mis estudios de maestría, este proceso quedó en pausa.

Retomé el proyecto años después, en 2017, y decidí consultar que había de nuevo en la literatura asociada. Encontré a una investigadora brasileña había publicado el primer trabajo que incluía información molecular para los Cynomops. En esa publicación también se enunciaba que la especie a la que habíamos asociado al individuo colectado había sido dividida en dos (C. mastivus y C. abrasus). Notamos igualmente que la investigadora no contaba con especímenes de Colombia.

El siguiente paso fue preguntarnos por el espécimen colectado en el Valle del Cauca ¿a cuál de las dos especies pertenece? En ese proceso de identificación, basado en caracteres morfológicos del cráneo y tamaño del animal, no pudimos asignarlo a ninguna de las dos especies posibles. Por tamaño pertenecía a una y por características craneales, a otra. En ese punto, al no poder determinarlo, intentamos obtener información molecular de estos especímenes y utilizar esta nueva fuente para contrastar resultados.

Gracias a que habíamos conservado tejido del murciélago capturado en la Hacienda ‘La Campiña’, secuenciamos su información. Una vez terminado el proceso, se construyó el árbol filogenético y pudimos corroborar que no pertenecía a ninguna de las dos especies; encontrando incluso que este espécimen era más cercano a una tercera especie llamada Cynomops greenhalli.

Haciendo un análisis más profundo de las secuencias, encontramos que habían diferencias significativas con un C. greenhalli colectado en Panamá, pero que guardaba estrechas similitudes con un supuesto C. greenhalli de Ecuador. Aquí, al notar que contábamos con tres especies, y que aún así no podíamos asignarla a ninguna, pensamos que era posible que se tratara de una nueva.

Establecimos contacto entonces con museos en Quito y Guayaquil. Obtuvimos medidas, fotografías y descripciones características. Al juntar todos los individuos, y adelantando los procesos de identificación, concluimos que estábamos frente a una nueva especie. Sometimos nuestro hallazgo y gracias a las evidencias recolectadas durante los años, fue aprobado.

La nueva especie descrita, Cynomops kuizha, hace parte de la familia denominada Molossidae, que se caracteriza por agrupar murciélagos de tamaño mediano. Los individuos pertenecientes a esta familia son fáciles de identificar, principalmente, por la forma que presenta la membrana entre la cola y las patas traseras (se extiende hasta la punta de la cola), su rostro se encuentra prácticamente desnudo, sin mucho pelo, y en comparación con otra familia, que tiene una estructura llamada la ‘hoja nasal’, estos no la tienen.

En general estos animales son insectívoros, por lo que asumimos, sin haber contado con la posibilidad de hacer estudios de contenido estomacal, que la nueva especie también lo es.

El tipo de hábitat en el que se ha recolectado la nueva especie, hasta ahora, corresponde a bosque seco tropical. En el caso de Ecuador y Perú, se los encuentra en ecosistemas similares conformados por arbustos y árboles pequeños que se desarrollan en regiones de bajo nivel de precipitación. Hemos establecido, hasta el momento, que estos murciélagos hacen presencia en la parte occidental de los andes. De ser así, esta sería la única especie de Cynomops que se encuentra a ese costado. Todas los demás están en la zona oriental.

Generando investigaciones de impacto

Alan Giraldo: El desarrollo de nuevas especies está asociado a procesos evolutivos, lo cual toma tiempo. Por un lado, cuando se cuenta con un sistema dinámico como el norte de suramérica, donde se elevó la cordillera de los Andes separando las condiciones geográficas preexistentes, se generaron numerosos espacios nuevos para ser ocupados, lo que promovió el desarrollo de distintos hábitats para nuevas especies.

Ahora, nuestro país es reconocido por albergar gran diversidad biológica. Las condiciones del conflicto armado, que se extendió durante varias décadas, permitieron que muchas regiones de Colombia permanecieran con una transformación ambiental relativamente baja con relación a otros países, lo que ha favorecido a varias comunidades biológicas que han permanecido en ese territorio casi imperturbable.

Nuestro país, desde el punto de vista de la biogeografía, es muy importante. Somos el punto de encuentro de las zonas biogeográficas del norte y del sur de América (zona neártica - zona neotropical), convirtiéndonos en el punto de unión del Continente.

Además, la Cordillera de los Andes se divide aquí en tres ramales, lo que propicia una mayor diversidad de condiciones, generando entornos muy particulares en los que, probablemente, muchos individuos pudieran desarrollarse de manera independiente separándose de su linaje inicial. Todo ese conjunto de condiciones hace que tengamos una oferta de territorios que fortalecen la diversidad biológica del planeta.

Una vez establecido esto, podemos afirmar que nuestro trabajo primario como biólogos es identificar y conocer el entorno biológico que nos rodea, así pues, conocer sobre nuevas especies nos permite adquirir un mayor entendimiento de lo que está pasando en nuestro entorno. Esto es importante porque nos permite identificar elementos críticos que nos afectan como comunidad, ya que la biodiversidad es uno de los servicios ecosistémicos que como seres humanos tenemos que preservar para garantizar la continuidad de los recursos que el entorno permanentemente nos ofrece.

Entonces, ¿cuál es la importancia de hallar y describir una nueva especie para la ciencia? Existe una premisa importante en conservación: Debes conocer lo que conservas. Si no sabes lo que posees, no podrás delimitar acciones para lograr el propósito de conservar. Es importante porque es la base fundamental sobre la cual se diseñan todas las estrategias enfocadas en ese sentido.

Ahora, las especies, dependiendo de la función que cumplen en el entorno, han sido consideradas unas más relevantes que otras, a la luz de cómo nos vemos beneficiados de ellas. En el caso de los murciélagos, el papel que cumplen en el ecosistema es muy importante, pues al ser polinizadores y mover semillas contribuyen a la salud de los bosques, y mientras el bosque esté bien, nosotros obtenemos importantes beneficios como comunidad. Además de esto, (hablando particularmente de la nueva especie, que creemos es insectívora), consumen gran cantidad de insectos por día (cerca del 50% de su peso corporal), manteniendo a esta población bajo control.

Dicho esto, es evidente que la transformación del hábitat amenaza la viabilidad de las especies, generando situaciones críticas en su entorno. Cuando un investigador genera información de riqueza de diversidad, suele notar al instante que la nueva especie ya se encuentra amenazada porque el hábitat que ocupa se encuentra igualmente amenazado.

Muchas veces se encuentran afectadas especies que aún desconocemos, lo cual es otro de los grandes problemas que tenemos con la diversidad: probablemente solo conozcamos cerca del 15% de la biodiversidad del planeta. Hay muchos grupos de los cuales no tenemos idea alguna, y de los que creemos conocer, los avistados con más frecuencia y facilidad, generalmente siguen reportándose nuevas especies.

  • _blank

Información de la Agencia

  • Director
  • Ernesto José Piedrahíta
  • Coordinador de Información
  • Comunicadores y Periodistas
  • Diego Alejandro Guerrero
  • Estefanía Vargas Cardona
  • Yizeth Bonilla Vélez
  • Camilo Montaño Duque
  • Cindy Paola Gómez Prada
  • Contactos
  • agenda@correounivalle.edu.co
  • Universidad del Valle
  • Cali, Colombia