Ciencia y Tecnología

Univalle cumplió su cita con la Ingeniería Sísmica

itemlink
Miércoles, 05 Junio 2019
Agencia de Noticias Univalle

Gilberto Areíza, docente de la Escuela de Ingeniería Civil y Geomática de la Universidad del Valle, quien coordinó la novena versión del Congreso Nacional de Ingeniería Sísmica, dijo que en zonas de Cali, en especial aquellas ubicadas en la parte oriental de la ciudad requieren, en muchos casos, grandes losas de cimentación debido a que sus suelos responden mal a eventos sísmicos, esto porque amplifican la onda sísmica; mientras que los suelos rocosos, que se pueden encontrar en algunas zonas del oeste de la ciudad, garantizan que las edificaciones resistan los eventos en excelente forma.

De igual manera, señala el experto, la zona norte de Cali cerca a las inmediaciones del barrio 'El Bosque', tiene un importante soporte y respuesta excelente dadas sus características rocosas que atenúan la onda sísmica.

“Las antiguas zonas de inundación de los ríos Cauca, Cañaveralejo y Meléndez son suelos muy jóvenes en su conformación, lo cual supone un problema. Así mismo, en el oriente uno de los problemas se da por las autoconstrucciones. Por esto, en la nueva norma que hemos estado preparando hay un capítulo sobre las edificaciones de uno y dos pisos para que los maestros de obra tengan un ‘recetario’, una guia a la mano que diga cómo construir edificaciones resistentes. El Sena hace un excelente trabajo preparando maestros de obra y hay que propiciar que participen en la construcción de vivienda social”, señaló Areiza.

Cali es una ciudad con una alta vulnerabilidad sísmica por su proximidad a la costa Pacífica Colombiana, la cual hace parte del Cinturón de Fuego del Pacífico: la zona de mayor actividad sísmica del mundo.

En la historia reciente del país dos ciudades colombianas experimentaron sismos de diseño, Armenia y Popayán. En Cali el sismo de noviembre de 2004 en el ‘Cono de Cañaveralejo’ apenas llegó al 40% de lo que sería un sismo de diseño, de acuerdo con las lecturas elaboradas por la estación sismológica instalada, en ese entonces, en las Piscinas Panamericanas. De todas formas, este evento obligó a la evacuación de más de 300 viviendas en la ciudad.

Los niveles de amenaza sísmica son evaluados por la Federación del Sismo. Según este organismo, la velocidad de un sismo de diseño es de 250 cm por segundo al cuadrado, lo que equivale al 25% de la aceleración de la gravedad. Hasta ahora los sismos en Cali no han superado los 100 cm por segundo al cuadrado.

Hacia la nueva norma

“En la nueva norma se espera aplicar cambios fuertes en edificaciones que utilizan muros en concreto. Cabe recordar que en 2010 la norma permitió la construcción de muros muy delgados (10 centímetros). A partir de 2020 el límite mínimo de espesor de muros esperado será de 15 centímetros. Si la altura libre del piso es de más de 2.40 metros deberá ser más grueso. Se trata de garantizar la seguridad de todos”, acalara el ingeniero Gilberto Areiza, durante una conferencia en IX Congreso Nacional de Ingeniería Sísmica, realizado en el Hotel Dann de Cali.

Según el investigador, para la preparación de la nueva norma de sismo resistencia se organizaron siete subcomités que trabajaron en temas como amenaza sísmica, estructuras de concreto, estructuras de acero, mampostería, edificaciones de uno y dos pisos, edificaciones patrimoniales, entre otros aspectos relevantes para garantizar la sismo resistencia.

Los borradores finales de este documento se entregarán el próximo 31 de octubre y el documento final entrará a discusión pública, durante tres meses, para luego entregarlo con ajustes para la firma del Presidente de la República para su sanción.

“Un ejemplo para copiar es el de Chile, país que aplica muy buena ingeniería de diseño sismo resistente. Ellos flexibilizaron la norma hace años, pero el colapso de varios edificios en un terremoto de 2011 hizo que la volvieran más exigente. La norma debe garantizar que no haya colapso. En Cali las viviendas deberían ser más livianas. Por esto la construcción metálica puede ser una solución. Además, se construye más rápidamente. El problema es que no es más barata. Los tiempos de ejecución son de 3 a 1”, expicó el profesor Areiza.

En relación con los materiales usados actualmente en construcción, el docente universitario y experto en construcción sismo resistente destaca que la construcción liviana tendría un excelente comportamiento. “No son muros frágiles, a diferencia de los muros de ladrillo. Por ser liviana, la construcción de estas características no se afecta con un sismo y eso reduce riesgos”. Finalmente el docente explicó que normalmente un edificio en el contexto colombiano pesa una tonelada por metro cuadrado. Los nuevos edificios en acero pesan entre el 40 y el 60% menos que los edificios en concreto. Son más flexibles y por ello usan diagonales metálicas.

  • _blank

Información de la Agencia

  • Director
  • Ernesto José Piedrahíta
  • Coordinador de Información
  • Jairo Canaval Erazo
  • Comunicadores y Periodistas
  • Camilo Montaño Duque
  • Diego Alejandro Guerrero
  • Estefanía Vargas Cardona
  • Yizeth Bonilla Vélez
  • Contactos
  • agenda@correounivalle.edu.co
  • Universidad del Valle
  • Cali, Colombia