Lo que pasa en la U

¿Cuál es el origen de las pandemias?

itemlink
Viernes, 24 Julio 2020
Agencia de Noticias Univalle

“Lo primero que reconocemos sobre las causas ambientales del surgimiento de muchas pandemias es que son zoonosis, es decir, enfermedades que provienen de los animales y son, en gran medida, originadas por la presión de los humanos sobre los sistemas naturales”.
Así lo aseguro Fabián Méndez Paz, docente de la Escuela de Salud Pública de la Universidad del Valle, médico y PhD en Epidemiología de Johns Hopkins University.

Con la pérdida de la biodiversidad inherente a nuestro modelo desarrollo, constantemente se traspasa la barrera de la sostenibilidad. El cruce de esta frontera lleva a que el contacto con especies que tienen virus, parásitos y bacterias, entren en contacto con humanos de una forma cada vez más alta, explica el docente.

“Si analizamos dónde han surgido las principales pandemias de las últimas décadas, notamos que aparecieron en áreas donde hay alta biodiversidad y donde, además, hay una gran presión por la extracción de recursos naturales”. Un ejemplo de esto es virus del Nipah, originado en Malasia. Una productora china deforestó una gran extensión de selvas y bosques para dedicarlos a la porcicultura a pesar de que Malasia, al ser un país musulmán, no es consumidor de cerdo. Con esta invasión, la especie de consumo entró en contacto con vida silvestre, específicamente con murciélagos. Uno de los virus se recombinó con otro del cerdo y, a través del porcino, el virus llegó a los humanos, donde resultó sumamente letal”, explica el profesor.

A pesar de la letalidad que tuvo este virus en humanos, su facilidad de transmisión fue muy inferior a la del actual coronavirus porque, explica el profesor Fabián Méndez, tiene que haber un balance. Cuando una enfermedad viral es muy mortal suele afectar a la persona rápidamente, de manera que se ve obligada a quedarse en cama, por lo que tiene contacto con muchas personas y hace que la transmisión sea menor.

“Precisamente es por ese balance que el nuevo coronavirus se ha convertido en pandemia. Con su fácil transmisión por el contacto entre personas y un alto porcentaje de transmisores asintomáticos o con sintomatología leve, el Covid-19 ha mantenido una gran capacidad de dispersión, difícil de controlar en una sociedad globalizada y en constante movimiento”.

En cuanto a la repetitiva aparición de este tipo de epidemias y pandemias en la actualidad, el profesor Fabián Méndez reitera que, más allá de cuidarnos de acuerdo con el balance de la enfermedad, es necesario replantearse la forma de producir comida. “Hay unos grandes intereses económicos de transnacionales detrás de la producción industrial de alimentos. Para la producción de aceite de palma, por ejemplo, deforestan bosques y selvas enteras. Esto es un ambiente ideal para gestar una nueva enfermedad que pudiera convertirse en pandemia”.

El epidemiólogo se refirió también a la producción del Valle del Cauca dentro de su análisis: “el monocultivo de la caña puede influir de alguna manera en las epidemias de dengue que tenemos en el Valle del Cauca. La caña de azúcar es un monocultivo donde, además, se utiliza glifosato para su maduración artificial, lo cual afecta gravemente a la biodiversidad.  O sea que tenemos, al igual que en el caso de China y Malasia, un sistema alimentario industrializado, dependiente del carbono, que genera mucha presión en los ecosistemas y afecta la biodiversidad, por lo que genera contactos aumentados entre humanos y población silvestre. Sería una tormenta perfecta para la llegada de un virus a nuestra especie”.

Si bien no ha sido comprobado, investigaciones apuntan a que el nuevo coronavirus proviene de los murciélagos o los pangolines. Este último, uno de los animales más traficados en el mundo, es cazado para aprovechar su piel en la elaboración de botas y sus escamas se emplean en la medicina tradicional china. Es tal la aceptación del uso de las escamas del pangolín como remedio, que hasta hace poco hacía parte de los medicamentos incluidos dentro del sistema de salud de China.

Por otro lado, Méndez explicó que, aunque ha habido pandemias a lo largo de la historia de la humanidad, las condiciones actuales del mundo aumentan considerablemente sus proporciones. “Desde antes de Cristo y durante los primeros siglos de esta época de la historia se registraron pandemias, pero se daban con espacios de uno o dos siglos. Sin embargo, cada vez tenemos pandemias más frecuentes. El SARS-1 fue el primer brote después del año 2000 y tenemos una cantidad considerable de brotes después de eso, en tan solo 20 años”.

El profesor y epidemiólogo sugiere como punto de comparación histórica pensarse esta pandemia durante los siglos XVIII y XIX. “Estudios sugieren que, para que el virus saliera desde China hasta Italia en los años de 1800, habría muchos más obstáculos que los que vemos hoy. El gran tráfico de mercancía y el flujo enorme que hay de personas y de recursos naturales conforman una relación sociedad-naturaleza rota, donde la aceleración de la vida resulta en que podemos llegar en 48 horas a la China y con nosotros, se desplazan los virus y enfermedades”.

Méndez explica también que, aunque exista una razón de origen ambiental para las pandemias, las causas de estos fenómenos tienen una génesis fundamentalmente social, debido a que los problemas ecológicos son, fundamentalmente, el reflejo de sociedades desiguales e inequitativas donde el extractivismo pasa por encima de las especies y su entorno.

Por tanto, de acuerdo con las palabras del docente, las soluciones para lo ecológico están precisamente en hacer políticas sociales que busquen la equidad. “Cuando tengamos políticas alimentarias equitativas, cuando se dejen de consumir alimentos traídos desde la China y consumamos productos locales sin agrotóxicos, aliviaremos muchos de los riesgos a los que estamos sometidos como sociedad”.

Como parte de los perjuicios asociados al consumo de alimentos industrializados, Méndez añade la necesidad del carbono para el funcionamiento de estos sistemas. “Actualmente se trae una gran cantidad de peces de China. ¿Cuánto combustible tuvo que utilizar ese pez para llegar hasta acá?, es una pregunta que debemos hacernos antes de consumirlo, sin contar que proviene de ambientes mucho más contaminados que el nuestro”.

Debido a que, como especialista, el profesor Fabian Méndez sitúa el inicio de las pandemias actuales en los problemas sociales producidos por la economía voraz, invita al cambio de hábitos de consumo para evitar el aumento del contacto con especies silvestres. “Yo creo que si todos nos diéramos cuenta de los perjuicios que trae nuestra forma de consumir, veríamos la necesidad de cambio. Es hora de dejar las visiones individualistas del mundo y apostar por modelos respetuosos del medio ambiente. Así se reduciría de gran manera la frecuencia de estas nuevas pandemias”.

  • _blank

Información de la Agencia

  • Director
  • Ernesto José Piedrahíta
  • Coordinador de Información
  • Jairo Canaval Erazo
  • Comunicadores y Periodistas
  • Diego Alejandro Guerrero
  • Estefanía Vargas Cardona
  • Yizeth Bonilla Vélez
  • Camilo Montaño Duque
  • Cindy Paola Gómez Prada
  • Contactos
  • agenda@correounivalle.edu.co
  • Universidad del Valle
  • Cali, Colombia