Lo que pasa en la U

Deportómica en Univalle: a la vanguardia de la ciencia del deporte

itemlink
Jueves, 23 Septiembre 2021
Agencia de Noticias Univalle

Cuando hablamos del genómica, probablemente nuestra imaginación nos remita a imágenes extranjeras televisadas, como la oveja Dolly o las tijeras genéticas, merecedoras al premio Nobel de Química en el año 2020. Pero ¿sabían que Univalle tiene un grupo de investigación en ciencias genómicas?

La línea de investigación en Genómica del deporte del Grupo de Investigación Laboratorio de Biología Molecular y Patogénesis “Labiomol” nació en el 2013 dentro de la Facultad de Salud como un esfuerzo mancomunado entre la Universidad del Valle, la Escuela Nacional del Deporte y el instituto estadounidense Georgia Tech para aplicar la investigación genómica a la salud pública y al desarrollo de la región vallecaucana. Y es precisamente esa aplicación regional lo que deriva en el enfoque de Labiomol hacia la genómica del deporte, más conocida como Deportómica.

De acuerdo con el profesor Jesús Felipe García, “comenzamos a estudiar la genómica de enfermedades complejas, pero nos fuimos expandiendo y, gracias a nuestra asociación con la Escuela Nacional del Deporte y Georgia Tech, surgió la idea de aplicar los mismos conceptos en esta nueva rama. Todos los procesos celulares tienen como base la expresión regulada de genes del genoma humano, por lo que podemos estudiar sus aplicaciones en aspectos de la vida humana, como lo es el deporte. De esta manera, hace más o menos cuatro años se acuñó el término Deportómica o “Sportomics” para definir aquellas investigaciones relacionadas con esa expresión del genoma en condiciones del estrés físico que llamamos ejercicio, de entrenamiento deportivo de alto rendimiento”.

Aunque en otros países hay una investigación significativa en el análisis genómico de los deportistas de alto rendimiento, el grupo Labiomol es pionero en este enfoque de la genómica en el país y ya cuenta con cinco investigadores con doctorado y varias publicaciones en revistas nacionales e internacionales de impacto en torno a su trabajo.  

“Empezamos a delinear unos proyectos de investigación con el apoyo de Universidad del Valle, a través de la Vicerrectoría de Investigaciones, que nos ha dado aprobación y recursos para trabajar en este tema, llamado por muchos como investigación de punta -aunque no comparto mucho el término”, explicó el docente.

En ese sentido, a través de la Vicerrectoría de Investigaciones de la Universidad han hemos podido trabajar con la secuencia genómica completa del genoma de 14 deportistas, lo cual es tiene un impacto importante no solamente para el conocimiento genómico, sino también en el de personas que se destacan en condiciones deportivas.

“Con esos genomas estamos analizando una variación mínima, que en términos genómicos se llaman polimorfismos de un solo nucleótido o “SNP” por su sigla en Inglés. Son pequeñas porciones de genoma que varían en un solo nucleótido y confieren una “marca individual” que, aparentemente, son diferentes de una persona a otra. Entonces, vamos a identificar esos polimorfismos y los vamos a asociar con la práctica deportiva”, desarrolló el profesor García.

 

Dentro del mundo deportivo, los estudios de Labiomol han girado en torno a las lesiones de la práctica deportiva, en tanto que estas, al ser procesos que comprometen diferentes tejidos -sean estos musculares u óseos-, se expresan en un cambio en la expresión de los genes asociados a estos, por lo que se han encontrado algunos genes asociados estadísticamente con ciertos tipos de lesiones tanto musculares como óseas.

 

A pesar de que estos genes pudieran dar a entender que, desde la genética, algunas personas están condenadas a lesionarse, el profesor enfatiza en que son múltiples los factores que producen las lesiones y en que el descubrimiento de estos genes abre una ventana de oportunidad para la prevención. “Estamos analizando estadísticamente las lesiones deportivas asociadas a esos genes, pero eso no quiere decir que si usted tiene una alteración ese gen se va a lesionar. Siempre he dicho que usted se lesiona por dos razones: porque tiene alguna predisposición a lesionarse, pero también por someterse a un ejercicio o un ambiente que le promueve esas lesiones”.  

 

A estos determinantes, que no son únicamente mutaciones en el genoma, se les llama remarcación epigenética. “Hay un término que se llama epigenética, que implica que el ambiente en el cual usted está viviendo -físico, biológico o psicológico- de alguna manera incide en la expresión de sus genes; es decir, no todo es mutación, sino que en muchos casos hay unas condiciones ambientales que hacen que los genes, aunque normales, se modifiquen químicamente y no funcionen bien”, expuso el profesor García.

 

Con los estudios realizados sobre el posible origen de las lesiones en deportistas -en el caso de los estudios del grupo de investigación, en el levantamiento de pesas o halterofilia-, el profesor García espera que el deporte del Valle del Cauca pueda encontrar un norte hacia el entrenamiento personalizado de los deportistas para bajar la incidencia de las lesiones e incluso mejorar su rendimiento. Además, plantea la posibilidad de que la identificación de esos marcadores genéticos pueda hacerlos susceptibles de estudio y modificación en el largo plazo.

“Este tipo de estudios nos puede dar bases para, a nivel científico, introducir otras prácticas de acuerdo con la constitución genética del deportista. Nosotros socializamos los resultados en eventos y  a deportistas de alto rendimiento. Uno ve a deportistas, como los paralímpicos, que están ganando medallas frente a otros competidores de muchos países que participan en este evento olímpico y se pregunta ¿Qué está faltando a esos deportistas “normales” para alcanzar ese nivel? ¿Cuál es la condición especial de los ganadores? Lo que está faltando es el análisis genómico funcional de cada persona. Cada genoma es un mundo aparte y un entrenamiento de forma personalizada puede tener como resultado mayor posibilidad de éxito”, añadió Jesús Felipe García.

Por otro lado, desde la visión de un grupo de investigación de la Facultad de Salud, Labiomol apuesta por la extrapolación de su trabajo hacia la vida de las personas que no practican deportes de manera profesional e incluso a quienes son sedentarios a través de la prevención, con lo que se mejoraría la calidad de vida.

“La prevención es el futuro de la medicina. Aunque por ahora es más curativa; sin embargo, en la mayoría de los casos puede ser preventiva; no solo para impedir que la persona sufra estas lesiones, sino también para darles más chance de una vida saludable, con menos problemas metabólicos. Esto tiene efectos a nivel social, a nivel personal y en los sistemas de salud en los países, ya que cada vez que una persona se lesiona demanda un gasto para la atención”, aseguró el investigador.

Además del profesor Jesús Felipe García Vallejo quien dirige el Laboratorio de Biología Molecular y Patogénesis cuenta con investigadores de diferentes universidades a nivel nacional e internacional, como lo son los profesores Doctores Adalberto Sánchez, Julio César Montoya y José María Satizábal  docentes adscritos al  del Departamento de Ciencias Fisiológicas de la Escuela de Ciencias Básicas de la Facultad de Salud de la Universidad del Valle; la investigadora asociada, Doctora Alejandra Rodríguez, egresada del Programa de Doctorado en Ciencias Biomédicas; la Profesora Dr. Nancy Janneth Molano, docente de la Universidad del Cauca; el profesor de la Escuela Nacional del Deporte y candidato a Doctor en Ciencias Biomédicas de nuestra Universidad Yecid Mina Paz. Además, como colaboradores y asesores científicos al Dr. King Jordan, profesor de la Escuela de Biología del Instituto Tecnológico de Georgia -Georgia Tech-, de Estados Unidos; Dr.  Joe Thome, director de la Unidad de Biotecnología del CIAT; el docente investigador Dr. Milton Quintana de la Universidad Simón Bolívar en Barranquilla; el profesor Jesús Cabrera, de la Universidad de Nariño y el Dr. Michael Levin, profesor del Departamento de Neurología de la Universidad de Tennessee en Estados Unidos como asesor científico. Recientemente se han unido al grupo Labiomol, la Bióloga y Magister en Ciencias Biomédicas la Señora Dianora Fajardo quien es docente de la Escuela Nacional del Deprote y la Fisioterapeuta Daniela Hernández como estudiantes del Doctorado en Ciencias Biomédicas de Univalle.

Actualmente tres estudiantes del programa de Doctorado en Ciencias Biomédicas de la Facultad de Salud de Univalle ejecutan sus proyectos de investigación doctoral en esta línea de investigación y desde el 2020 se han publicado hasta la fecha seis artículos en revistas internacionales de impacto en el tema.  

Actualmente, el grupo de investigación trabaja en la presentación de un proyecto para que sea financiado por el Sistema Nacional de Regalías llamado “Emporio de deportistas” con el fin de extender los proyectos que se han realizado con los levantadores de pesas a otras disciplinas que se practican en el Valle del Cauca.

  • _blank

Información de la Agencia

  • Director
  • Ernesto José Piedrahíta
  • Coordinador de Información
  • Comunicadores y Periodistas
  • Diego Alejandro Guerrero
  • Estefanía Vargas Cardona
  • Yizeth Bonilla Vélez
  • Camilo Montaño Duque
  • Cindy Paola Gómez Prada
  • Contactos
  • agenda@correounivalle.edu.co
  • Universidad del Valle
  • Cali, Colombia