Lo que pasa en la U

#MujeresUv Viviana Castillo: Construyendo el futuro con experticia y decisión

itemlink
Jueves, 15 Abril 2021
Agencia de Noticias Univalle

Viviana Castillo Ruiz, jefe de la sección de Obras de la Universidad del Valle, es una mujer comprometida con la academia y el conocimiento aplicado. Estudió Arquitectura en la Universidad San Buenaventura, cursó estudios de maestría en España, es especialista en contratación estatal por la Universidad Externado de Colombia, recientemente recibió su título como Contadora Pública y acaba de iniciar una maestría en gerencia de proyectos en la Universidad del Valle. 

A continuación, a través de su íntimo testimonio, una de las facetas personales más destacadas de la arquitecta que supervisa y controla el buen desarrollo de las obras de infraestructura que se elevan en nuestros campus Universitarios.

 Viviana Castillo Ruíz.

Yo ingresé el 16 de marzo de 2018 a la Universidad del Valle. Antes de tomar posesión del cargo, se me había mencionado que era necesario dirigir todo lo correspondiente a las obras que se ejecutaban en las sedes de Cali, así como en las sedes regionales. Se me hizo muy familiar la tarea, porque, antes de llegar a la Universidad del Valle, audité por casi 12 años obras de infraestructura con la Contraloría Departamental del Valle del Cauca.

Obviamente el rol era distinto, porque ahora estaba como ejecutora, y asumiendo esta labor, el profesional se enfrenta a otras dinámicas y situaciones. ¿Como cuales? Incrementa la responsabilidad sobre el control de todos los aspectos que rodean a la obra. Todos los días se debe supervisar el avance de las obras en ejecución, labor ardua, considerando que llegué a tener bajo mi responsabilidad entre 25 y 30 obras ejecutándose de manera simultánea.

Claro, el seguimiento no lo hago sola, me acompaña un equipo de ingenieros civiles y arquitectos, así como otros profesionales, porque esta tarea requiere siempre de un equipo multidisciplinar.

Supervisar obras es una labor ruda para una mujer; eso es lo que suele pensarse. Sugieren que la dirección de obras es una labor pesada, siempre  asociada con ingenieros hombres que instruyen con mano dura, sin embargo, ha sido bastante interesante demostrar que como mujer también poseemos la fuerza y la claridad del estricto proceder para que todo funcione como debe.

¿Por qué decidí estudiar Arquitectura? Desde muy joven siempre me ha gustado el trabajo con las manos, materializar cosas con ellas. Cuando empecé a explorar las posibilidades para elegir una carrera profesional, tenía serias dudas entre Ingeniería Civil y Arquitectura, ya que me gustaba la posibilidad de convertir una idea en términos físicos, en este caso reflejado en una infraestructura que impacta el desarrollo de una sociedad, eso, aún hoy, me encanta.

Tras ingresar a la Universidad San Buenaventura a estudiar Arquitectura, no abandoné el interés por la Ingeniería Civil. Esto lo noté porque existe una materia que se llama ‘Cálculo de estructuras’, en la cual me desempeñé muy bien.

Comparado con mis compañeros, a los que les atraía más la arista del diseño, yo notaba que definitivamente me gustaba la Arquitectura ligada a su posibilidad de materialización real, por lo cual, las materias relacionadas con estructuras se me dieron con facilidad. Era muy interesante que yo pudiera diseñar y al mismo tiempo calcular la construcción de un proyecto.

Así que terminé Arquitectura, pero realmente sentía que me seguía faltando el componente de la Ingeniería Civil. Empiezo a explorar arquitectos y referentes de otros países, y en medio de esa búsqueda, decidí estudiar en España, en la Universidad Politécnica de Cataluña, una maestría en ‘Estructuras Arquitectónicas’ donde enseñan a los arquitectos a calcular lo necesario para erigir los edificios, con todas las técnicas que ello implica, de la misma manera como lo hace un ingeniero civil en nuestro país.

Fui la primera persona de mi familia que salió a estudiar fuera del país. Todos estaban en terror, en especial mis padres, quienes me decían que buscara una maestría en América, más cerca, pero mi convicción de estudiar esta maestría pudo más.

Viví dos años en España, estudiando y trabajando. Recuerdo que la tesis que armamos cuatro latinoamericanos (un compañero de colombia, una compañera de chile y una más de México) establecía comparativos del comportamiento de las estructuras bajo los códigos sismo resistentes de Colombia, México y Chile.

Tuvimos que trabajar arduamente, porque nuestro director de tesis, un catalán muy complicado, opinaba que las mujeres latinoamericanas solo iban a su país a buscar esposo, no a estudiar. Esto nos tocó, así que nos sacudimos muy pronto aquellas opiniones y logramos sacar adelante una muy buena tesis, ante la cual, aquel profesor no lo quedó más, que reconocer nuestro trabajo y esfuerzo.

Puedo afirmar que la estancia en España formó mi carácter. Cuando una egresa de la Universidad sale con mucho conocimiento, pero realmente, en el ámbito experiencial, vas en cero. Por esto, al estar viviendo fuera del hogar y del país natal, lejos de las comodidades que podrías estar disfrutando en casa, bajo sombrilla de tus padres, el proceso cobra un aspecto más enriquecedor y aleccionador.

De ese paso por el extranjero, donde, al estar sola, tienes además que hacerte cargo de ti misma, fortaleciendo tu amor propio, nació mi espíritu aventurero. Es por eso que tengo la costumbre y el buen hábito de viajar una vez al año para conocer otra cultura.

Hace dos años, por ejemplo, hice el siguiente recorrido: Pasé por Madrid, de allí pasé a Roma, luego a Módena, después a Münich y finalmente la isla de Creta en Grecia y así, monto viajes de mochilero cada año, porque me encanta conocer sitios nuevos.

El año en que se decretó la pandemia quería viajar para apreciar los tulipanes de Holanda en primavera, deseo disfrutar de esos colores intensos y montar en bicicleta por los campos donde crecen las flores.

Deseo también pasar por Egipto y visitar sus templos, porque me parece maravilloso el tipo de construcción que alberga; me parece increíble lo que los libros dicen, me gustaría entender y ver de manera directa su lógica constructiva, en vivo y en directo, llegar hasta la piedra y tocarla con mis manos.

  • _blank

Información de la Agencia

  • Director
  • Ernesto José Piedrahíta
  • Coordinador de Información
  • Comunicadores y Periodistas
  • Diego Alejandro Guerrero
  • Estefanía Vargas Cardona
  • Yizeth Bonilla Vélez
  • Camilo Montaño Duque
  • Cindy Paola Gómez Prada
  • Contactos
  • agenda@correounivalle.edu.co
  • Universidad del Valle
  • Cali, Colombia