Lo que pasa en la U

Nuestro estilo de vida, factor decisivo frente al COVID

itemlink
Miércoles, 05 Agosto 2020
Agencia de Noticias Univalle

“Nos enfrentamos a un virus y,  aunque  llegue la vacuna, la prevención es comportamental, por eso la medicina conductual ha sido un aliado de muchos gobiernos para hacer intervenciones frente a este asunto”.

Son palabras de la doctora (PhD) en psicología Maríantonia Lemos Hoyos, profesora de la Universidad EAFIT, invitada al programa radial “Sanemos Juntos”* de la Emisora Univalle Estéreo, que se transmite los martes y los jueves a las 9:00 a.m.

La doctora en psicología habló sobre la aplicación de la medicina conductual  o comportamental en el manejo de las emociones que estamos experimentando y cómo facilitar la incorporación de las medidas de prevención en la vida diaria durante la pandemia.

En este tipo de medicina, que se asocia a la psico-neuro-inmuno-endocrinología, aspectos como la cultura, las organizaciones, la educación o los amigos son importantes en el tratamiento para cambiar los comportamientos.

 “Hay unos componentes genéticos importantes, pero más allá de eso las cosas que nos ocurren tienen que ver con nuestro comportamiento y este no sucede simplemente por lo que pienso o siento sino también por el ambiente en el que estoy o por la cultura en la que vivo”, manifestó la profesora Lemos.

La  medicina conductual es un campo interdisciplinar de trabajo en el que se orientan las acciones al cambio de hábitos de comportamiento. “Algunas enfermedades que sufrimos  tienen que ver con nuestros estilos de vida, por eso su tratamiento implica cambiar la manera de alimentarse, comportarse o manejar las emociones”, expuso la profesora Mariantonia Lemos.

El COVID-19 nos ha mostrado la importancia del autocuidado en nuestras conductas de salud, que va más allá del lavado de manos y el distanciamiento físico.

La doctora en psicología Lemos Hoyos habló sobre otras conductas o pensamientos que se deben tener en cuenta en estas circunstancias:

“Las personas con enfermedades crónicas  son más vulnerables a tener un mal pronóstico si se infectan del virus. Eso implica hablar de hábitos de alimentación y de sueño, regulación de nuestras emociones, manejo del estrés y la actividad física como conductas importantes para cuidarnos; todas estas conductas que debemos practicar para cuidar nuestra salud, hoy están en el foco porque son la vía a un mejor desenlace si nos infectamos”.

 

La regulación emocional en cuarentena

Sobre la forma de manejar nuestras emociones en una situación tan atípica como la actual, la profesora Lemos afirmó que el primer problema es juzgarlas negativamente e hizo una invitación a permitirse vivirlas y expresarlas:

“Está bien sentirse mal,  tener la emoción y atravesarla, es decir, aceptar el miedo es importante y normal; éste ayuda a estar más vigilante y a practicar las conductas de protección necesarias. Por su parte, la tristeza ayuda a decirle a los otros que me siento débil y requiero compañía.

Le tengo miedo a no poder pensar nunca de forma negativa y tener que estar siempre feliz, porque estoy ocultando las emociones y eso no sirve para nada, por el contrario, me vuelve vulnerable  a diferentes patologías”, señaló.

El otro problema enunciado por la doctora en psicología es  la cronificación de una emoción: “Puedo estar triste y buscar ayuda, pero otra cosa es que desarrolle una depresión o una expresión emocional muy fuerte, que son los casos en los que tendré que buscar  apoyo profesional para manejar este cuadro”.

La profesora Lemos Hoyos también habló sobre la importancia de darle un sentido a la emoción del otro y validar lo que éste siente e invitó a atravesar las emociones, viviéndolas desde la curiosidad:

“¿Cómo siento el miedo en mi cuerpo y qué conductas me lleva a tener? Reflexionar la emoción implica que cuando vea que ésta me impulsa a hacer algo negativo, tenga el autocontrol para no hacerlo, pero aceptando la emoción  y desde ahí comprender lo que esta situación significa para mí.  Se trata de buscar la mejor manera de expresar las emociones y aprender de éstas.”

Reconocer la emoción, aceptarla, entender por qué se siente  y buscar la manera de enfrentarla se convierten en pasos para conocernos más.

 

Cuidados colectivos y no personales

El modelo de prevención del COVID -19 propone que los cuidados sean colectivos y no personales.

“Este tipo de retos como la pandemia, también muestra la importancia de estar unidos a nivel emocional, de cuidarnos entre todos. Cuando tenemos ese pensamiento colectivo damos más sentido a unas conductas que quizás a muchos no nos gusten, como estar en casa.

Cuando la razón para cuidarnos es el otro, se tiene más motivación a practicar una conducta.  Los comportamientos que refieren a la comunidad, la  cultura,  o la nacionalidad parece que causan mayor motivación que el miedo o la amenaza  de la sanción por incumplir una norma.

Estos movimientos en los que ponemos el énfasis en el cuidado entre todos son un gran motivador de conducta”, expresó Mariantonia Lemos.

Así mismo, la profesora señaló la importancia del distanciamiento físico, pero también que se debe reinterpretar y entender que quedarse en casa y no visitar a nuestros seres queridos es cuidarlos y protegerlos. Esto significa que tenemos que llevar a cabo nuestras conductas de cuidado de otra forma, por ejemplo con una llamada, pues en esta situación también es fundamental percibir que estamos acompañados a pesar de que no podamos estar juntos.

 

Rutinas y ambientes en cuarentena

Pensar en cómo facilitar los comportamientos desde el ambiente ha sido uno de los mayores aportes de la medicina conductual en los últimos años.

“Se trata de ayudarle a la mente para que no tenga que pensar mucho a la hora de hacer  las cosas, sino que éstas sean fáciles de realizar y hasta divertidas.

El ambiente debe estar dispuesto para que llevemos a cabo la conducta: por ejemplo, tener las mascarillas o caretas cerca de la puerta sirve para recordar usarlas al salir de casa. Después no tendremos que pensarlo sino que lo volveremos un hábito”, apuntó la profesora Lemos.

Establecer rutinas o mantener aquellos equilibrios que eran importantes para el cuerpo antes de la pandemia también es importante para el bienestar. Algunas de las recomendaciones dadas por la doctora en psicología Mariantonia Lemos para no perder la estabilidad física y emocional durante el confinamiento son:

  • Respetar los horarios de las comidas y no saltarlas, porque al hacerlo es probable que después tengamos hambre y comamos de más.

  • Mantener una rutina o una higiene en el sueño y reservar nuestro cuarto como lugar de descanso.

  • Evitar ver televisión en la cama porque esto puede confundir a la mente, que no sabrá si es hora de ver televisión o de dormir. También alejar los aparatos electrónicos antes de dormir.

  • Separar un lugar que sea exclusivo para el trabajo le permitirá a la mente saber que ese es el espacio en el que debe concentrarse en los estímulos laborales. Cuando le mostramos a nuestro cerebro que los espacios están diferenciados y son distintos, le ayudamos a establecer rutinas.

  • Para quienes el celular es una distracción, dejarlo lejos mientras tratan de concentrarse en algo. Se sugiere iniciar con lapsos de 15 o 20 minutos e ir subiendo con el tiempo.

La profesora Lemos Hoyos también brindó algunas recomendaciones para facilitar las conductas de protección:

  • Ubicar el tapabocas, careta u otros elementos de protección cerca a la puerta y en un lugar visible.

  • Poner antibacterial en el lugar en que estoy trabajando ayuda a que todo el tiempo recuerde desinfectarme.

  • Reservar al lado de la puerta de la casa un espacio para poner las cosas que vienen de afuera y tener en él algo para desinfectar las manos y esos elementos.

Así mismo, la profesora Mariantonia Lemos recordó que en estas situaciones la norma social cobra relevancia: “Cuando veo que todos en mi familia se cuidan, hay más probabilidades de que me cuide, porque a todos nos interesan lo que piensan de nosotros. Cuando veo que todos usan el tapabocas y se limpian las manos lo hago también”.

*“Sanemos juntos” es un programa radial de la Dirección de Comunicaciones Universitarias de la Universidad del Valle, conducido por la periodista Fulvia Carvajal. Este programa contó con la asesoría académica del doctor (PhD) en psicología social Nelson Molina Valencia, director del Instituto de Psicología. Escuche “Sanemos juntos” los martes y jueves a las 9:00 a.m. por la emisora Univalle Estéreo 105.3 FM.

 

Escuche este programa completo aquí:

  • _blank

Información de la Agencia

  • Director
  • Ernesto José Piedrahíta
  • Coordinador de Información
  • Jairo Canaval Erazo
  • Comunicadores y Periodistas
  • Diego Alejandro Guerrero
  • Estefanía Vargas Cardona
  • Yizeth Bonilla Vélez
  • Camilo Montaño Duque
  • Cindy Paola Gómez Prada
  • Contactos
  • agenda@correounivalle.edu.co
  • Universidad del Valle
  • Cali, Colombia