Salud

Investigación científica y políticas en salud pública

itemlink
Miércoles, 01 Septiembre 2021
Agencia de Noticias Univalle

Una de las preocupaciones e intereses para quienes formulan políticas públicas es la articulación de estas con la investigación científica que se produce en las universidades, cuya misión además de la docencia, es la producción de conocimiento nuevo, y extensión a la comunidad. Por eso es necesario conocer esas experiencias de investigación que, de la mano de la voluntad política de los dirigentes, pudieron generar una política de la mano de la academia.

Un ejemplo exitoso de esta articulación entre investigación científica y políticas públicas fue expuesto por el docente de la Facultad de Salud de la Universidad del Valle Julián Alberto Herrera Murgueitio, durante el más reciente conversatorio de la red LAGPA/IIAS, llevado a cabo el pasado lunes 30 de agosto.

Julián Alberto Herrera Murgueitio, es especialista en Medicina Familiar con segunda especialidad en Medicina Obstétrica, Doctorado en Ciencias de la Salud con énfasis en Mortalidad Materna y autor de varias teorías novedosas en medicina que dieron lugar a la formulación e implementación de Política de Salud Pública en Colombia, que tuvo éxito en la reducción de la mortalidad materna y que ha sido transferida a varios países de América y Asia.

La presentación del Doctor Herrera muestra como Colombia, a pesar de no haber cumplido las metas de desarrollo del Milenio en Salud Materna (Meta 5) (razón de mortalidad < 50 por 100.000 nacidos vivos a 2015) si logró de manera anticipada el cumplimiento de las metas de desarrollo sostenible, las cuales establecen que a 2030 los países deben tener una razón de mortalidad materna < a 70 x 100.000 nacidos vivos. Lo anterior se logró con un trabajo conjunto entre los actores involucrados en esta problemática (sociedades científicas, prestadores, academia).

La preeclampsia ha sido la primera causa de mortalidad materna en Colombia, aportando en la década de los 90 más del 40% de las muertes maternas. En ese momento el Consejo Regional de Planificación Económica y Social - CORPES de Occidente - contactó al investigador Julián Alberto Herrera Murgueitio de la Universidad del Valle, para adelantar una investigación, que pudiera encontrar reducción en esta problemática. Este docente adelantó entre 1995-1997 una intervención poblacional abierta logrando intervenir más de 15 mil mujeres embarazadas del régimen subsidiado financiado por el Ministerio de Salud.

Gracias a los resultados de esta intervención este docente de la Facultad de Salud estableció una hipótesis y desarrolló un modelo de intervención biopsicosocial, que incluye una identificación integral del riesgo (Escala de Herrera & Hurtado) complementada con la identificación temprana de alteraciones del transcurso del embarazo (laboratorios específicos y seguimiento de parámetros del desarrollo del embarazo) permitiendo desarrollar intervenciones biopsicosociales, que gracias a este ejercicio permite una identificación de cerca del 90% de posibles casos futuros de enfermedades y/o mortalidad materna o del niño alrededor del nacimiento.

El entonces ministro de Salud, el anestesiólogo e Intensivista Alonso Gómez Duque conoció y aprobó dicha propuesta de modelo. Gracias a la voluntad política de los ministros de salud de ese momento, el profesor Julián Alberto Herrera Murgueitio, inició un trabajo arduo entre 1998 y 2008 para capacitar al personal de salud de el país en el manejo de esta nueva metodología, producto de una línea de investigación que ya había sido validad internacionalmente.

Con la financiación de Unicef Colombia y el Fondo de Población de las Naciones Unidas - FNUAP, y el apoyo de la Escuela de Comunicación Social de Univalle, se hicieron unas cartillas y unas piezas radiales para motivar a las poblaciones vulnerables del país, para difundir esta información en aquellas poblaciones donde fuera difícil el acceso o la adherencia al control prenatal.

Gracias a ese trabajo de capacitación y las guías, del Ministerio de Salud que apoyaba este modelo, desde el año 2.000, al cabo de unos años, la mortalidad materna asociada a preeclampsia empezó a disminuir. Tal fue el éxito de este modelo que en 2007 el Plan Nacional de Salud incluyó ya en las normas, la aplicación del mismo. Desde este momento la mortalidad materna por preeclampsia no ha vuelto a ascender, sólo en 2020, lo ha hecho, con la pandemia.

El modelo propuesto por el equipo de investigadores que lideró el profesor Herrera Murgueitio, fue validado por expertos internacionales en China, Bangladesh, quienes demostraron la efectividad de su aplicación, interesándose también Canadá y Cuba en la forma de identificación del riesgo en el control prenatal. Además, fue destacado por la Agencia Presidencial para la Acción Social y el Fondo de Población de las Naciones Unidas y promocionado en una publicación oficial como una buena práctica para el alcance de los objetivos del Milenio.

Como expuso este investigador, hasta antes de la pandemia Colombia tenía un índice por debajo del planteado en las metas de desarrollo sostenible. Sin embargo, como expuso el profesor Herrera Murgueitio, con la pandemia de la COVID-19, volvieron a aumentar los casos de mortalidad materna regresando a las cifras que tenía el país en 2012, lo cual representa un reto, en materia de salud pública, que amerita discusión, tanto de las dificultades en la formulación e implementación de la política, como en los retos ante la pandemia actual.

  • _blank

Información de la Agencia

  • Director
  • Ernesto José Piedrahíta
  • Coordinador de Información
  • Diego Alejandro Guerrero
  • Comunicadores y Periodistas
  • Cindy Paola Gómez Prada
  • Johan Camilo Montaño Duque
  • Yizeth Bonilla Vélez
  • Diana Patricia Sevilla
  • Marcela Tello Sánchez
  • Melissa Pantoja Osorio
  • Contactos
  • agenda@correounivalle.edu.co
  • Universidad del Valle
  • Cali, Colombia