Universidad y Región

Bicicarril de Univalle, pionero en Colombia 

itemlink
Jueves, 13 Agosto 2015
Agencia de Noticias Univalle

Por Francisco Quintero Carvajal para el Periódico Campus

La Escuela de Salud Pública de la Universidad del Valle y la Mesa de Transporte no Motorizado de Cali hicieron la presentación del primer Observatorio del Peatón y el Ciclista del país. Al evento asistieron delegados del Ministerio de Transporte, de las secretarías de Tránsito y de Gobierno de Cali, del Departamento de Gestión del Medio Ambiente (Dagma), de la Policía Nacional y representantes de cuatro colectivos de la bicicleta.

Entre los invitados al encuentro figuraba Juan David Santamaría Mesa, caleño de 29 años de edad, candidato a grado de Estudios Políticos y Resolución de Conflictos de la Universidad del Valle y miembro activo del colectivo de ciclistas de la institución universitaria ¿Su trabajo de grado? “Descripción de una iniciativa de movilidad en la Universidad del Valle, caso uso de la bicicleta”,  trabajo que le cambió la cara a la movilidad al interior del centro de estudios.

En marzo pasado, las directivas de la Universidad decidieron llevar del papel al asfalto la tesis de grado de Santamaría, creando el Plan de Movilidad, proyecto pionero que, como en Londres, espera inspirar la creación de bicarriles exclusivos en las vías arteria de Cali sin necesidad de construir ciclovías, lo que generaría ahorro al Municipio y facilitaría el transporte seguro de los más de 300 mil ciclistas que a diario se mueven por la ciudad.

La revolucionaria iniciativa de Santamaría, piloto para otras ciudades del país, no pasó desapercibida ni para el presidente de la República, Juan Manuel Santos Calderón, quien mediante carta (ver facsímil) felicitó al estudiante y a la Universidad del Valle por considerar que su tesis de grado “contribuye a la construcción de prosperidad con equidad”.

La Gobernación del Valle del Cauca hizo lo propio el pasado 11 de junio, al galardonar a los mejores graduandos y profesores investigadores de la Universidad del Valle, entre los que se encontraba Santamaría Mesa, quien espera, más que condecoraciones, que su idea se haga realidad en ciudades y municipios del departamento y el país.

Tortugas en peligro

Santamaría jamás ha afirmado que la idea nació de los continuos accidentes de motos con tortugas hicotea, pero el hecho de que muchas tortugas e iguanas murieran entre las llantas de las motos le despertó inquietud. “Había gente que se desplazaba a zonas críticas como la cafetería y la biblioteca en moto”, sostiene Santamaría, convirtiendo “el campus  en una autopista para motos, cuando la idea es que sea peatonal”.

“Las motos casi acaban con las tortugas y las  iguanas. Muchas murieron aplastadas”, recuerda el joven universitario; entonces propuso a sus coordinadores de tesis Germán Eduardo Perdomo y Rafael Vergara, que su trabajo de grado fuera sobre políticas de movilidad al interior de la institución universitaria ¿Objetivo? Controlar el tráfico de vehículos, privilegiando a peatones y  ciclistas y salvando, de paso, a las especies. 

Santamaría señala que su tesis se hizo teniendo en cuenta las políticas ambientales de la Universidad. “La Universidad debe mostrar avances en protección medio ambiental y en el uso de la bicicleta como medio ecológico y alternativo”. De ahí que su primera tarea fuera realizar una encuesta: “En la universidad creían que circulaban por sus calles 300 bicicletas; en realidad había 1.500; pensaban que rodaban sin control unas 600 motocicletas; nos encontramos con 1.300. Hablaban de 500 automotores, pero circulan más de mil”.

La primera tarea consistió en crear un parqueadero para motocicletas, retomando el sitio sobre la Carrera 100 donde se iba a construir una torre para parqueos en 1999 y que, dada la crisis, se abandonó pasando a ser ocupado por practicantes de skateboard. “Mi propuesta -dice Santamaría- fue recuperar el lugar como parqueadero para motos dado el peligro para los peatones”. Allí mismo se ha dispuesto un bicicletero para visitantes o personas que no han matriculado su bicicleta. No todos han aplaudido estas ideas.

A pesar de la oposición, en diciembre pasado se adecuó el terreno, se demarcó, se iluminó el peatonal, se dispuso de guardias (2) para su seguridad y control, se construyó una baranda de contención con hierro reciclado de la misma universidad (asientos desahuciados, mobiliario en desuso) para evitar que las motos pasaran al campus.

Un Campus inteligente

La iniciativa de crear un parqueadero para motos ha sido el verdadero impulsador de todo: desde crear los carriles exclusivos para peatones y bicicletas e identificar las bicicletas que ingresan al Campus con un número que estas portan en stickers de seguridad, mediante la Campaña “Identifícate con tu bici”,  hasta controlar el ingreso de vehículos particulares y de carga: “La idea es que estas políticas hagan del Campus un lugar inteligente y amigable con el medio ambiente”. 

“Hay muchas cosas aún por organizar”, dice Santamaría. “Hoy a cualquier hora del día ingresan al campus los carros de gaseosa o de la leche, lo mismo que vehículos particulares cuyos dueños los abandonan en las calles del Campus, obstruyendo los bicicarriles, mientras se dirigen a Unicentro a realizar compras o diligencias, generando más tráfico e inseguridad al interior de la Universidad”. Para su control, el profesor Jaime Velasco, de la Escuela de Ingeniería Eléctrica, ha propuesto tarjetas inteligentes con el fin de agilizar y mejorar el ingreso y salida del campus.

Gracias a su eslogan “Respetando la franja será mucho mejor”, hasta los discapacitados han encontrado una manera segura de desplazarse por los bicicarriles demarcados con pintura luminiscente. “Se trata de una iniciativa que busca incrementar el papel de peatones, ciclistas y discapacitados en políticas de planificación en movilidad”.

El proyecto ha calado, incluso, entre profesores y empleados administrativos, quienes expresaron su deseo de dejar el carro por la bicicleta. “Nos han dicho que si les damos garantías de seguridad para sus bicicletas ellos están dispuestos a dejar sus carros en la casa”.

De hecho, de los 1.500 biciusuarios con que cuenta la Universidad, 300 son profesores y empleados administrativos. Son muchos los que hoy prefieren llegar en bicicleta al campus antes que en carro o moto. “Actualmente hay 30 bicicleteros que ya no dan abasto”, dice Santamaría, agregando que están próximos a instalarse 30 más.

La misma administración de la Universidad se ha contagiado de la iniciativa y ha adquirido, este año, cinco bicicletas todoterreno para que los vigilantes hagan sus rondas por el campus, ya no en moto sino en bicicleta. Las bicicletas son un complemento para los vigilantes con el fin de disminuir, en lo posible, el uso de la motocicleta en pro del medio ambiente.

Cero robos

Antes de que entrara en vigencia el parqueadero de motos y el sticker con el que se identifican las bicicletas hoy, solo entre agosto y diciembre del año pasado, los ladrones se habían sustraído de la universidad 3 motos y 80 bicicletas.
“Este año, una vez se asumió el control de la movilidad, los robos desaparecieron”, dice Santamaría. “En 2015 se han recuperado 15 bicicletas abandonadas por los ladrones ante la imposibilidad de burlar los controles. Los stickers facilitan ubicar a sus propietarios”.

El plan, ideado por Santamaría, se espera lo adopte el Municipio. Está en proceso articular las políticas del centro de estudios a las normas municipales.  En la estación Universidades del MIO se están instalando biciparqueaderos, pues la idea es que la ciclovía de la Universidad quede articulada a las ciclo-rutas de la calle 5, la Pasoancho y la carrera 100.

“No se trata de imponer”, afirma Santamaría. Lo dice con el fresco de ver cómo ciclistas y peatones transitan, hoy, sin problema por la bici-ruta universitaria. “Este trabajo –concluye- ha sido en asocio con la Vicerrectoría Administrativa y la sección de Seguridad y Vigilancia y el apoyo de estudiantes de la comunidad universitaria”.

OPINIONES

“La idea me parece excelente pero el inconveniente que veo hoy es que la ciclovía es muy estrecha. Si de verdad la idea es darle prioridad al peatón y a los bici usuarios, pues deberían reducir el carril de los vehículos aún más y privilegiar a los peatones y a los biciusuarios. Sería mucho más seguro que hoy”.   
Raúl Martínez, 23 años,  estudiante de sociología, décimo semestre.

  • _blank

Información de la Agencia

  • Director
  • Ernesto José Piedrahíta
  • Coordinador de Información
  • Diego Alejandro Guerrero
  • Comunicadores y Periodistas
  • Cindy Paola Gómez Prada
  • Johan Camilo Montaño Duque
  • Yizeth Bonilla Vélez
  • Diana Patricia Sevilla
  • Marcela Tello Sánchez
  • Melissa Pantoja Osorio
  • Contactos
  • agenda@correounivalle.edu.co
  • Universidad del Valle
  • Cali, Colombia