Universidad y Región

Univalle Rechaza informe de Séptimo Día sobre Justicia Indígena

itemlink
Martes, 11 Agosto 2015
Agencia de Noticias Univalle

Total rechazo generó entre el Grupo de Estudios “Étnico-raciales y del trabajo en sus diversos componentes sociales” del Centro de Investigaciones y Documentación Socioeconómica (CIDSE), de la Universidad del Valle, el informe presentado, los días 26 de julio y 2 de agosto pasados, por el programa Séptimo Día del canal privado Caracol Televisión.

El reportaje televisivo bajo la conducción de los reconocidos periodistas Manuel Teodoro Bermúdez y María Lucía Fernández, titulado: "Abusos sexuales, prostitución, drogadicción: ¿es suficiente la justicia indígena?", busca, a juicio del Grupo de Estudios Étnico-raciales del Cidse, “ideologizar una problemática de los pueblos indígenas de Colombia en favor de intereses políticos de conservación del statu quo de parte de élites regionales y grupos de extrema derecha”.

En un informe de cinco páginas (ver comunicado) el Cidse afirma que, “a nombre de la libertad de expresión este tipo de reportajes mezcla, de manera amañada, delitos que ciertamente han ocurrido de violencia sexual, intrafamiliar y contra la mujer, cometidos en el interior de las comunidades indígenas, con denuncias de delitos de corrupción en el manejo de los recursos de transferencia”.

Y agrega el comunicado: lo hacen al lado de “aseveraciones groseras que inculpan a la gente indígena como drogadicta y alcoholizada, como personas anormales con trastornos mentales, como si se tratase de la ausencia de un orden moral porque los indígenas hacen lo que quieren debido a sus tradiciones ‘salvajes’ ”.

Sobre el tema de la corrupción, precisa el documento público, las generalizaciones son preocupantes, señalando que si se toman en cuenta  los resultados de gestión de los recursos públicos al nivel de la inversión social en los municipios del norte del Cauca por parte de las asociaciones de Cabildos, entre 2005 y 2014 lo que se obtiene es un resultado diferente a lo que pretende mostrar el informe.

Por el contrario, agrega, lo que se observa es “una mejora significativa en la cobertura educativa y de salud (incluyendo saneamiento básico), al lado de la expansión del programa de lengua propia con mejoras en la calidad de los servicios ofrecidos”.

“Los efectos positivos de las alcaldías indígenas –continúa el informe- en interacción con las autoridades nacionales, (lo que) muestran (es) una reducción importante en los niveles de pobreza (NBI), al punto que dicha reducción es de mayor magnitud a la de municipios no indígenas en el mismo departamento del Cauca que disponen de recursos muy superiores”.

Pero una de las afirmaciones más mentirosas, según el documento del Cidse, es la relación que pretenden establecer entre los movimientos indígenas del norte del Cauca con la guerrilla de las Farc. Por el contrario, afirman, hay estudios independientes que demuestran “el fuerte rechazo de la organización indígena a los grupos armados legales e ilegales en la región”.

De hecho citan que en una encuesta Mundial de Valores realizada en 2012, los indígenas nortecaucanos a una pregunta de si se definen como de izquierda o de derecha, prefirieron responder “de derecha”, eso debido a la connotación de izquierda que tienen las guerrillas colombianas.

Un caso que llamó particularmente la atención fue la escandalosa tasa de suicidios indígenas, presentada en el reportaje como la más alta del país. Sobre el particular, el documento del Cidse aclara que si bien es cierta la alta tasa de muertes, el informe desconoce las verdaderas causas.

“Las investigaciones epidemiológicas y socio-antropológicas internacionales tienen como común hallazgo explicativo de las altas tasas de suicidio entre los pueblos indígenas (en el mundo), la asociación de los procesos de expansión colonialista salvaje y la destrucción de las culturas y sociedades locales indígenas”.

Y agregan que una hipótesis cercana a esta comparte el Instituto de Medicina Legal para el caso colombiano, hipótesis que “supuestamente han leído los periodistas del programa en mención, pero curiosamente han dejado por fuera o no quisieron referenciar”.

A cambio, prefirieron achacar las altas tasas de suicidios –según uno de los entrevistados– a la organización comunitaria indígena, al igual que el alcoholismo y la drogadicción, fenómenos más bien relacionados con la situación de subalternidad o fuerte asimetría con respecto a los demás grupos poblacionales dominantes, tal como lo han señalado diferentes investigaciones en varios países.

El reportaje –dice el informe del Cidse- está dedicado a presentar una imagen catastrófica con tintes mediáticos de las poblaciones y organizaciones indígenas del país, con énfasis en informaciones de hechos sucedidos sobre diferentes tópicos en los departamentos de Cauca, La Guajira y Tolima, principalmente.

“Consideramos necesario denunciar ante la opinión pública nacional e internacional la gravedad de este tipo de documentales que buscan ideologizar la problemática de los pueblos indígenas en Colombia a favor de intereses políticos de élites regionales y grupos de extrema derecha”, sostiene el comunicado.

Y concluye: “Como miembros de la comunidad académica nacional consideramos que lo mínimo que debe hacer el Canal Caracol es ofrecer un espacio televisivo con el mismo rating de audiencia en el que se permita el derecho de réplica para debatir aseveraciones irresponsables”.

  • _blank

Información de la Agencia

  • Director
  • Ernesto José Piedrahíta
  • Coordinador de Información
  • Diego Alejandro Guerrero
  • Comunicadores y Periodistas
  • Cindy Paola Gómez Prada
  • Johan Camilo Montaño Duque
  • Yizeth Bonilla Vélez
  • Diana Patricia Sevilla
  • Marcela Tello Sánchez
  • Melissa Pantoja Osorio
  • Contactos
  • agenda@correounivalle.edu.co
  • Universidad del Valle
  • Cali, Colombia